¿Cómo es eso de llevar 35 años en la música?
Todo en la vida es dejarse llevar por donde a uno más le gusta. Yo he tenido suerte en la elección y en el resultado. Y aquí seguimos.

He leído que empezaste a estudiar medicina ¿Cómo dejaste la bata blanca para dedicarte a la música?
Por una cuestión de respeto a la profesión médica y por no poner en peligro a mis futuros pacientes jejejejeje, con asuntos tan serios como la salud, no cabe llevar una doble vida. Hay que estar o no estar.

Creo que una de tus claves es saber conjugar a la perfección lo popular y lo culto. Alberti, Picasso pero también chirigotas y carnaval… ¿Cómo es el proceso creativo de Javier Ruibal?
Hay que sentarse a la guitarra y trastear un poco, moverse en el diapasón con libertad y de una manera suelta. De pronto, aparecen pasajes melódicos que te gustan y sobre ellos empiezas a construir la pieza.
Cuando partes de un poema ya escrito haces lo mismo pero cantando esos versos y buscándole un encaje armónico. De todos modos sigue siendo un misterio, uno tiene la sensación de que las canciones bajan de un lugar desconocido y de repente ya están aquí. Creo que siempre se escapa a austero control, hay algo casi mágico ahí.

Te llaman cantautor, cantaor, flamenco… ¿Cómo llevas las etiquetas?
Yo lo que quiero es que me escuchen con placer y ya. Si me quieren, el premio es absoluto.

Cádiz es una ciudad fundada por los fenicios y tú, como buen gaditano, eres un buen navegante musical y claro, te has embarcado en viajes a la India, Marruecos, Cuba, Brasil…
Todo es mundo, todo es planeta y mi vocación musical es intercultural y planetaria. A eso es difícil ponerle etiqueta, solo hace falta escuchar y dejarse llevar a los paisajes sonoros que proponen mis canciones.

Parece que en tu último trabajo te has vuelto un poco divo… ¿Qué más sorpresas tienes preparadas en tu nuevo disco?
Jajaja, el ‘Tu divo favorito’ es un personaje de una canción, no tiene nada de autobiográfico, pero pienso que cualquiera que se sube a un escenario cumple con un rito narcisista en mayor o menor medida. Lo importante es saberlo llevar y no convertirse en un idiota que de verdad se crea que es divino.

Has surcado los mares del surf contra viento y marea… en estos tiempos, en los que el dinero es de un malaje que no sabe ni sumar ¿Hay que creer en la utopía?
Siempre hay que creer en la utopía. Creyendo solo en lo alcanzable no hubiéramos llegado hasta aquí. Hay un refrán “quién la sigue, la consigue” no hay mas que desear y , eso sí, ponerse al trabajo de alcanzar aquello que se desea. Sin esfuerzo no hay resultado.

Bueno, con todo esto que hemos hablado… ¿Por qué no puede perderse nadie tus conciertos en Cáceres y Plasencia?
Lo que ofrecemos desde el escenario es armónico, poético, emotivo y divertido. Así que vénganse a los conciertos, les esperamos con los brazos abiertos.

Por último, cuéntame qué te traes entre manos para los próximos meses.
Girar este disco “Paraísos Mejores” y seguir en la ruta de emocionar y divertir.

Marta Alvarado


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here