Javier Garcinuño – Senador por Cáceres

Miembro de la Comisión para las Políticas Integrales para la Discapacidad

 El balón volvió a rodar. Concluyeron las diferentes Ligas y en Lisboa se decidirán los  Campeones de la Champions  League.

Millones de espectadores estarán pendientes de sus televisores para ver jugadas , paradas , regates , goles y  quienes levantan la ansiada Copa.

Hace unos meses asistí con mis amigos Raúl , Ángel , Félix y Domingo a tres jornadas de la Liga Nacional Futbol 7 FED Parálisis Cerebral en el Campo “ Eras de las Matas “ de Malpartida de Plasencia.

Es imposible jugar con más ilusión y deportividad que como hacen los integrantes de los ocho equipos que forman esta Liga.

Resultaba emocionante ver la lucha y entrega de TODOS por querer ganar pero siempre respetando al rival. En doce partidos apenas hubo tarjetas amarillas. Cuando un defensa chocaba con un delantero  ,  si se caía, era el primero que le ayudaba a levantarse y pedirle perdón.  Los goles se celebraban con los compañeros , sin ningún tipo de exaltación ni humillación hacia el otro equipo.

En el descanso de unos de los partidos me presentaron  al seleccionador nacional y me transmitió la dificultad de llevara cabode este proyecto deportivo. La visualización es nula , y la financiación escasa , al contrario que ocurre con el denominado “deporte de élite”.

Los medios deportivos , los políticos y la sociedad en su conjunto debemos hacer una profunda reflexión para poner en valor a estos auténticos deportistas.

Para miles de ellos resulta desalentador que no se visualice su compromiso personal y esfuerzo..

Ejemplos como los de nuestros jugadores con parálisis cerebral de la selección de Extremadura deberían presentarse en las escuelas deportivas de nuestra región para concienciar a los chicos y chicas del verdadero valor del futbol y el deporte.

Andrés Iniesta , uno de los mejores futbolistas españoles de todos los tiempos , afirmó en su día : “ No juego para ganar balones de oro , juego para ser feliz “. Es el mejor resumen del sentimiento de miles de deportistas con discapacidad que no luchan por un trofeo , pero a los que se les debe un reconocimiento y que dejen de ser “invisibles”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here