MENU

WILLY WITNESS: 10 claves para descubrir Sierra de Gata

cartela-gata

Es uno de los principales destinos turísticos de Extremadura. La Sierra de Gata está poblada de paisajes singulares y su situación geográfica, en la frontera con Portugal y con la provincia de Salamanca, potencia su rico patrimonio cultural. Viñedos, olivares y robledales bañan esta comarca, donde confluyen naturaleza y arquitectura popular; tradición y artesanía.

IMGP3944

  1. Callejear por su Conjunto Histórico Artístico.

Cada municipio de Gata es un goce para los sentidos, sea la estación del año que sea. Su arquitectura popular está tan bien conservada, que deambular por las callejuelas y descubrir caseríos, almazaras o los tradicionales zahurdones (construcciones circulares de origen celta, que servían de refugio a los pastores) hacen que un simple paseo se convierta en un viaje en el tiempo.  De hecho, el excelente estado de conservación de sus cascos históricos hace posible que cinco de ellos hayan sido declarados Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Conjunto Histórico Artístico: Gata, Hoyos, Robledillo de Gata, San Martin de Trevejo y Trevejo.

gata 2

GATA. Es uno de esos sitios donde no te importaría quedarte a vivir por una temporada. Aquí no hay institutos, ni juzgados, ni oficinas. Pero si la sierra es de Gata, será por algo. Su conjunto urbano es una delicia: vivo, realista, imperecedero. Aquí no se ha remodelado nada para agradar al turista. Lo que ves es lo que hay; (casi) lo que ha habido siempre. Si has llegado hasta aquí, no puedes dejar de visitar las ruinas del convento franciscano (anterior a 1350), la iglesia de San Pedro con su Fuente del Chorro y, por supuesto, la Torre de la Almenara, una de las estampas típicas de la sierra, ubicada en una zona particularmente escarpada, sobre un imponente cerro.

hoyos

HOYOS. La Casa de las Conchas y la iglesia románica (siglos XII y XIII) del Buen Varón muestran dejan bien patente la singularidad de la arquitectura de Hoyos.

robledillo_de_gata_-_joanvega_1280x852

ROBLEDILLO DE GATA. Un lugar tranquilo, envuelto por la música del agua, que huele a hierbabuena y a poleo. Un punto clave donde peregrinan los amantes del turismo rural, en cualquier época del año, atraídos por sus pasadizos, calles y rincones. El río rodea el pueblo, y si consigues abstraerte del sonido del agua, solo te envolverá el silencio.

 san_martin_de_trevejo152

SAN MARTÍN DE TREVEJO. En este municipio debes visitar su magnífica plaza porticada y luego ya perderte por el pueblo, siguiendo las regateras que dejan correr el agua incesantemente, para descubrir la Iglesia de San Martín de Tours, la ermita de la Cruz Bendita y varias casas-palacio distribuidas por el municipio. A las afueras del pueblo podrás encontrar una hospedería conventual del siglo XV.

CastillodeTrevejo

TREVEJO. Una aldea recóndita en Sierra de Gata (apenas 3 horas desde Madrid, con autovía hasta Moraleja) con hoteles y apartamentos turísticos que suponen el contrapunto perfecto a las ruinas de su popular castillo musulmán que preside su colina. Un lugar envuelto en un paisaje pedregoso y con espacios fantasmagóricos, como es el caso de la ermita dedicada a San Juan Bautista, donde se pueden observar tumbas antropomórficas.

museo-del-aceite

  1. Museo del aceite.

Un museo en una almazara.   Dejando, solo por un rato, los magníficos recursos naturales de la Sierra de Gata, regresamos a Robledillo para descubrir el Museo del Aceite “Molino del Medio”, situado junto al río en una antigua almazara medieval; ni más, ni menos. La ubicación del museo ya de por sí es alucinante, pero con una rápida visita se puede el proceso de fabricación de un producto Denominación de Origen, que resulta imprescindible para conocer los secretos de la cocina extremeña.  
ruta-a-fala

  1. Ruta de la fala.

La Sierra de Gata es el paraíso de los senderistas. Son multitud los caminos y veredas que unen los singulares pueblos de esta comarca y que hacen que esta zona respire un ritmo de vida propio. La ruta de la fala (lengua propia, declarada BIC, de la época de la Reconquista que resiste en la Sierra de Gata y que cuenta con 5.000 falantes) discurre por robledales, riachuelos y parajes rocosos, hasta desembocar en la plaza de Eljas,  con unas vistas magnificas a la Sierra Cachaza y la Malvana. La ruta parte desde la Ermita del Santo Cristo en Valverde del Fresno y finaliza al llegar a San Martín de Trevejo, atravesando un castañar.

 cervigona

  1. Ruta verde de la Cervigona.

Es un conjunto de marchas senderistas para seguir respirando naturaleza por todos los poros. La caminata comienza en el Prado de las Monjas, presa que abastece a Acebo y otros pueblos de alrededor. Contemplar la quietud del lago, rodeado de montañas, ya supone quedarse prendado de este lugar.  El sendero está bien señalizado y acondicionado con barandillas de madera y escalones de pizarra en algunas partes donde se complica el camino. Los amantes de las setas y las castañas no pueden dejar pasar esta ruta.

muladar

  1. El muladar.

Un festín para los buitres negros.  En Extremadura existe una particular red de muladares que hacen frente a la escasez alimentaria de las aves carroñeras y la presencia anómala de ejemplares en las localidades extremeñas. Los muladares alimentarán a los buitres negros en Extremadura, donde se encuentra el 45% de toda la población europea. Entre Sierra de Gata, Las Hurdes y Granadilla, se encuentran casi 150 ejemplares de buitres negros.

En concreto, en Sierra de Gata se encuentra el muladar de Descargamaría. Aquí, los huesos brillan al sol, mientras la sombra de los buitres sobrevuela el área y se proyecta sobre las piedras, como si de una escena post apocalíptica se tratase. Un espectáculo digno de contemplar. Turismo ornitológico carroñero de altura, no apto para públicos sensibles.

21479716

  1. La Rosa de Alejandría.

Los abrigan la ciudadela fantasma de Salvaleón, (un emplazamiento de la Edad del Hierro, cuando se consolidaron los castros celtas). Los muros de este territorio reconquistado se asoman desafiantes a la colina. También fue territorio musulmán y, anteriormente, romano. Se trata de un enclave natural único, donde te invade una extraña sensación de apaciguamiento. En las ruinas romanas de Salvaleón donde se puede disfrutar de la casi extinta rosa de Alejandría. Un paseo por el tiempo; un paisaje fronterizo al que no es tan fácil acceder porque los numerosos cruces pueden jugarte una mala pasada; en coche se puede llegar desde la localidad de Valverde del Fresno, tomando la carretera EX205, en dirección a la raya portuguesa.

Un destino siempre acertado y que se hace imprescindible en primavera (de abril a junio), cuando el foso de la muralla se completa con rosas de Alejandría; una de las flores más hermosas que podemos encontrar en los montes extremeños, aunque cada vez con menor frecuencia. Una planta legendaria (y tóxica, ojo), que en la antigüedad servía un poco para todo: lo mismo para ahuyentar espíritus y propiciar cosechas, que para bajar la fiebre e inflamaciones, que como droga para atravesar estadios mentales.

 estelas-funerarias

  1. Las estelas funerarias.

Los nómadas poblaron la Sierra de Gata hace más de 3.000 años. En los páramos más altos, estos primitivos habitantes erigían sus defensas, por lo que es fácil toparse con restos de estelas funerarias e ídolos. Las más populares son las estelas funerarias de Hernán Pérez y San Martín de Trevejo, datadas en la Edad de Bronce.

Las estelas funerarias siguen apareciendo en Sierra de Gata, como si el pasado quisiera asomarse a los ojos de los nuevos pobladores y de los miles de visitantes que acoge la comarca. En julio de 2013, apareció una estela funeraria sin catalogar en la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, en Valverde del Fresno.

También destacan los dólmenes en Hernán-Pérez.

A_CASTILLO-DE-ELJAS_03-1

  1. Castillo de Eljas.  

Del patrimonio serragatino ya hemos nombrado numerosos puntos clave a tener en cuenta. El castillo de Eljas es uno de ellos. Recorrer las empinadas callejuelas de la antigua villa romana de Eljas hasta desembocar en el castillo homónimo, es una de las experiencias turísticas que ofrece esta inagotable comarca. El terreno es tan abrupto, que el municipio forma una gran pendiente que ha propiciado un urbanismo irregular, con calles escarpadas y sinuosas

El castillo de Trevejo es el más popular, pero el de Eljas tuvo una relevancia muy grande durante la Encomienda de Alcántara, por ser una de las más potentes fortalezas de la zona. Se encuentra muy próximo a la plaza Mayor. Aunque está en ruinas, el conjunto y la ubicación son impresionantes. Fue declarado Monumento Histórico Artístico en el año 1970.
Monte-Jálama

  1. Monte Jálama.

Eljas se ubica en el monte Jálama. Para valorar la belleza de la Sierra de Gata hay que vincularse a su paisaje, dominado por este monte. Este pico se eleva solitariamente hasta los casi 1.500 metros. Es la loma sierragatina por excelencia y divide las aguas de los torrentes entre el Duero y el Tajo. Un monte que oculta tesoros sin leyenda y donde los romanos encontraron un yacimiento de oro.

 monteceli

  1. Monasterio de Monteceli.

Los castillos, las iglesias y los conventos son los grandes monumentos de la Sierra de Gata. El monasterio franciscano de Monteceli se ubica en el paraje del Hoyo y fue fundado por San Francisco de Asís. Un monasterio en ruinas, que merece la pena desentrañar de su aislamiento. Castaños, robles, alcornoques y cipreses sumen este monasterio en el silencio.

Entre sus ruinas podemos avistar piedras labradas, pilas, arcos y contrafuertes rodeados de un paisaje agreste inolvidable.

Una respuesta a WILLY WITNESS: 10 claves para descubrir Sierra de Gata

  1. maria s g dice:

    es preciosa mi tierra aunque lo que poneis vosotros no lo coñoco,pues yo soy dela parte del norte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: