MENU

Sic transit gloria mundi

P8070595

Versos del insomnio /
Víctor M. Jiménez

La estatua de ceniza alberga una minúscula fracción
del eco de un latido atado a las agujas de un reloj
para recordarnos que el tiempo de las nueces profetiza
la eternidad blanca de las cadenas de hielo.

Temo cerrar los ojos cuando el aire acondicionado
de las salas del tanatorio se divierta mezclando las moléculas
y expanda la ofrenda de un suspiro póstumo,
convertido en polvo coloreado por los tubos fluorescentes.

A estas horas extrañas, Lomonósov y Lavoisier pasean de la mano
por el jardín que abraza el perímetro de mi sombra
y el susurro de su conversación indescifrable
infesta de ampollas el último bastión de mi sosiego.

Anterior noticia
Siguiente noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: