Las obras, “que avanzan según el calendario”, se centran ya en la urbanización exterior y el montaje de aparatos.

La primera fase del nuevo hospital de la ciudad podría abrirse antes de finales de este año, apertura que supondría cerrar, al mismo tiempo, el hospital Virgen de la Montaña. Así lo anunciaba el Consejero de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, quien tras informar de que las obras de esta primera fase se centran ya en la urbanización de los terrenos colindantes exteriores y en el montaje de mobiliario, aparatos y maquinaria interior, se mostró confiado, teniendo en cuenta que el proyecto “sigue su curso y avanza según el calendario”, en poder abrirlo este mismo año.

El responsable de Sanidad indicaba al mismo tiempo que ya hay comisiones de trabajo en el Área de Salud de Cáceres para hacer una propuesta a los profesionales sanitarios y concretar la apertura del nuevo hospital, en un principio con los servicios quirúrgicos y los cuidados intensivos. La segunda fase o, lo que es lo mismo, la conclusión de la obra y la apertura íntegra, sería en 2021 ó 2022.

Cabe recordar que el Colegio de Médicos de Cáceres no comparte la decisión de abrir el hospital por fases, “por la complejidad que supone en la organización de los servicios”, pero Vergeles reiteró que la primera fase “ofrece grandes posibilidades”, por lo que hizo un llamamiento a los profesionales sanitarios para que propongan sus ideas y poder así trabajar con seguridad organizativa.

“Estamos empeñados en que el nuevo hospital se abra cuanto antes” por lo que, insistió, “debemos ser capaces de que los profesionales entiendan la necesidad que tenemos de hacerlo, sobre todo por los déficits estructurales que en estos momentos tiene el hospital Virgen de la Montaña y que, a pesar del dinero que invertimos en su mantenimiento, puede hacer que en cualquier momento ocurra en él cualquier incidente, como ya ha pasado”.

Vergeles, que hizo estas declaraciones durante una visita a Cáceres para la inauguración de unas jornadas sobre accesibilidad en edificios públicos, recordó que la primera fase también incluirá la instalación de uno de los cuatro aceleradores lineales que se van a adquirir a través de un convenio con la Fundación Amancio Ortega, por lo que se podrá ofrecer un servicio público de Radioterapia, “que los cacereños nunca han tenido porque siempre ha sido concertado”.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here