Cerca de 40.000 personas (aunque la Delegación del Gobierno diera la ridícula cifra de 6.500), cientos de banderas extremeñas y pancartas, y de voces unidas e ininterrumpidas reclamando un ‘Tren Digno Ya’ para Extremadura, abarrotaron durante toda la mañana del pasado sábado la Plaza de España de Madrid.

La concentración, convocada hace meses por el Pacto por el Ferrocarril de Extremadura debido al “hartazgo” de una sociedad extremeña cansada de los continuos retrasos y averías de los trenes que prestan servicio en la región, resultó un “rotundo éxito”.

Y aunque la concentración en la madrileña Plaza de España no daría comienzo hasta las 11.00 horas, para la inmensa mayoría de los asistentes la jornada reivindicativa comenzó de madrugada, cuando subieron a alguno de los 300 autobuses que desde todos los puntos de la región partirían hacia Madrid entre las 05.00 y las 06.00 horas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Madrugadores fueron también los representantes de las diversas instituciones, partidos políticos y agentes económicos en la región, que a las 6,10 horas, en su caso en tren, partían de la estación de Mérida hacia Atocha. La llegada estaba prevista para las 11,07 horas, pero como es habitual, el convoy llegó con retraso, en concreto 21 minutos tarde.

Ya con ellos en el lugar de la concentración, donde llegaron tras recorrer a pie el trayecto desde la estación de Atocha, el escritor Jesús Sánchez Adalid y la periodista Pepa Bueno darían lectura a un manifiesto en el que se exponía la “preocupación e indignación” de la ciudadanía extremeña ante “la creciente degradación del transporte ferroviario regional, que no responde a las necesidades de movilidad de las personas, ni resulta eficiente para el transporte de mercancías”, y se exponía seguidamente que la espera “ha terminado”.

Agradecimientos y críticas

Muy diferentes autoridades, instituciones y colectivos, así como desde muy diferentes sectores, se ha agradecido públicamente la asistencia masiva de los extremeños a la concentración del pasado sábado en Madrid, al tiempo que se ha criticado al Gobierno por las “ridículas cifras” dadas sobre la misma.

Así lo ha hecho, entre otros, la primera autoridad de la región, el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, que ha cifrado en 40.000 las personas asistentes a la multitudinaria protesta por un tren digno de este pasado sábado, al tiempo que ha acusado a la Delegación del Gobierno de mentir al reducir esta cifra hasta los 6.500 asistentes en la Plaza de España.

Ante este hecho, y según una entrada en su blog personal, Vara pregunta “por qué la Delegación del Gobierno de Madrid mintió dando esta cifra de 6.500 asistentes”, lo que considera “una falta de respeto” a esas miles de personas, de extremeños, que desde más de 250 pueblos y ciudades de Extremadura se levantaron a las cuatro o cinco de la mañana para asistir a la concentración.

Y para demostrar la cifra de 40.000 asistentes que él estima argumenta que fueron hasta la capital 350 autobuses, a razón de 54 pasajeros por cada uno de ellos, lo que supone ya 18.900 personas, a lo que se suma la participación de las casas de Extremadura y “todos sus socios” y las “miles de familias extremeñas en Madrid”, así como los muchos extremeños que se desplazaron en su propios vehículos.

Con el presidente ha coincidido, por ejemplo, Extremadura Unida, que ha considerado “ridícula” la cifra de asistencia dada por Delegación del Gobierno, al que pregunta “¿acaso no saben sumar? o ¿no les interesa?”, argumentando, al igual que Fernández Vara, que a la concentración “acudieron cerca de 350 autobuses llenos de nuestra comunidad, además de las personas que acudieron en trenes, coches particulares, autobuses llegados de otras comunidades y personas que residen en Madrid o pueblos de alrededor, muchos de ellos de orígenes extremeños, que también tuvieron que emigrar hace 40-50 años”.

Y también, al igual que el presidente extremeño, han agradecido y valorado “muy positivamente” la asistencia de “cerca de 40.000 personas”; mientras que UGT, también, ha agradecido a toda la ciudadanía extremeña “el esfuerzo hecho para asistir a la concentración en Madrid por un tren digno”.

Un tiempo nuevo

Con todo son muchos los que consideran que la jornada de este pasado sábado supone un antes y un después, supone, en palabras del presidente Fernández Vara, “la llegada de un tiempo nuevo”, en tanto que Extremadura “se empoderó”, lo cual significa que después de muchos años de autonomía “se siente que los extremeños quieren participar más y mejor del proyecto que comparten”.

Además, y respecto a la gran afluencia de extremeños, ha destacado que no pudo encontrar un perfil de los manifestantes porque había personas de todas las edades, procedencias y clases sociales. “Estaban todos”, ha señalado al enumerar los diferentes colectivos de extremeños representados en la plaza madrileña, “todos los que saben que (el sábado) fue un día muy importante, que son todos”.

Y para terminar invita a comparar Extremadura con el resto de comunidades autónomas para comprobar si alguna de ellas es capaz de hacer un acto como este. “No porque fuéramos muchos, que también, sino porque estuviéramos todos”.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here