Mi ojito derecho
Clorinda Power

¿Ya se os han olvidado las vacaciones? Repetid conmigo “¿Qué vacaciones?”.

Un periódico digital me invita a hacer un test para averiguar si he desconectado o no estas vacaciones. El periódico digital sabe cómo estoy de la cabeza y considera que yo no soy de fiar, así que su test me dirá si he descansado, si he disfrutado, si he desconectado. Apruebe o no, eso no me librará de seguir escuchando el diálogo más irritante, aburrido y humillante del final del verano:

–¿Qué tal las vacaciones?

–Cortas.

Yo, como vosotros, creo que la humanidad se divide en dos tipos de personas: las que usan las papeleras de las calles y las que no, las que son intolerantes a la lactosa y las que todavía no lo son, y las que contestan al “¿qué tal las vacaciones?” con un “cortas” y las que no. Yo prefiero que me digas que las vacaciones bien pero que mirarme a la cara a las 9 de la mañana cuando solo doce horas antes estabas succionando percebes hace que te suba la bilirrubina y te baje la moral. Pero entiendo que “cortas” es mucho más fácil de pronunciar.

Ahora en serio, ¿qué tal las vacaciones? Yo me voy la semana que viene. Por eso os pregunto que qué tal las vacaciones, porque a mí aun me quedan. Si ya me las hubiera fundido os iba a preguntar Rita por ellas. Porque a mí vuestras vacaciones me importan solo si se os han hecho cortas. Probad a pasaros todo el verano trabajando… eso sí que se hace largo.

Os mando un abrazo flojo a los listos que se van en septiembre, “con el buen tiempo”, “con mejores precios”, “con menos gente”, y también un poquito de dignidad.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here