Los ayuntamientos de Piornal, Pescueza, Madrigal de la Vera y Casar de Cáceres, y la empresa Aves de Carcaboso, han resultado ganadores de la primera edición de los Premios San Pedro de Alcántara convocados por la Diputación de Cáceres para reconocer los cuidados estéticos de los pueblos, la innovación, la igualdad y proyectos de participación social; y dirigidos a municipios menores de 20.000 habitantes.

Así, el Premio al pueblo que más cuida su aspecto estético para favorecer su apreciación turística ha sido para Piornal, por el museo al aire libre de fachadas pintadas. En la actualidad cuenta con 13 fachadas pintadas por alumnos de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla y por artistas locales; y según explicó su alcalde, Ernesto Agudíez, este proyecto surgió para recubrir de una forma estética las chapas que cubren muchas fachadas de este pueblo de montaña.

El Premio al impulso de la participación social en el municipio ha recaído en el Ayuntamiento de Pescueza, por la organización del Festivalino, el festival más pequeño del mundo. El certamen se viene desarrollando desde hace años en esta pequeña localidad con conciertos y actividades que congregan a cientos de personas y que surgió como “un altavoz para dar a conocer el pueblo y para mantener vivas las tradiciones”, indicó su alcalde, José Vicente Granado.

En la categoría de Premio a la innovación local en la promoción del desarrollo económico ha resultado ganador el Ayuntamiento de Madrigal de la Vera, por un proyecto que empezó hace dos años porque se iban empresas de la localidad y que ha conseguido que ahora haya cuatro negocios dedicados al turismo.

El galardón a las acciones favorecedoras de la igualdad y la relevancia de la mujer en el medio rural ha ido a parar al Ayuntamiento de Casar de Cáceres, por el proyecto ‘Hacia el buen trato’, que trabaja, desde los alumnos más pequeños hasta la escuela de adultos, con un “calendario violeta” que establece programas en cada mes del año con actividades en las escuelas y centros educativos de la localidad relacionadas con la igualdad de oportunidades. Este proyecto ha sido el único que se ha presentado en esta categoría.

Por último, la empresa rural que ha resultado ganadora por su innovación ha sido AVES Extremadura, radicada en Carcaboso, y que trabaja en la adaptación de vehículos especiales y personaliza automóviles para uso sanitario, lúdico o formativo.

A esta primera edición de los Premios San Pedro de Alcántara, dotados con un total de 20.000 euros, se han presentado 30 proyectos, de los que 17 resultaron finalistas. De entre estos ha sido un jurado integrado por representantes de la Comisión Abierta de Despoblamiento, constituida a instancias de la institución provincial y en la que participan agentes políticos, sociales y económicos de la provincia, el encargado de dirimir los premios.

Nuevos apoyos

En el acto de entrega de los galardones, la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, anunciaba un nuevo programa provincial que se lanzará el próximo año 2018 con el nombre de ‘Diputación Desarrolla’, y que recogerá inversiones que favorecerán la identificación de cada territorio provincial con su historia, escudos o patrimonio.

“Serán inversiones que fomentarán la cooperación entre los ayuntamientos y sus empresas y entre todos con la sociedad que vive en el medio rural”, indicaba Cordero, al tiempo que señalaba que la provincia de Cáceres cuenta con 22 pueblos con menos de diez niños en edad escolar, y en 211 de los 223 que hay en total, la población joven no suma el 15% de la población, para hacer constar seguidamente que éstas “son cifras que hieren como puñales”.

Por ello, Cordero calificó los premios que se entregaban en el acto como “un acicate para luchar contra la despoblación en el medio rural, una bandera que ha enarbolado la diputación cacereña en esta legislatura”; y recordó que estos premios San Pedro de Alcántara quieren reconocer el esfuerzo que realizan los municipios, la sociedad y las empresas del medio rural cacereño en pro de la innovación local necesaria para frenar la tendencia al despoblamiento que sufren provincias eminentemente rurales como la de Cáceres.

Por su parte, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillemo Fernández Vara, encargado de cerrar el acto, destacó que la innovación “es hacer cambios a lo largo y ancho”, y agradeció a la Diputación de Cáceres la convocatoria de estos premios, “pues es una legislatura complicada y desde los gobiernos provinciales se trabaja para desarrollar las zonas rurales”.

Según el presidente extremeño, la riqueza de la región “son los contrastes” porque hacen diferente a Extremadura, y animó a los alcaldes presentes a seguir trabajando por el desarrollo de la región “arreglando los problemas, pero teniendo en cuenta los desafíos” para hacer una estrategia coordinada que permita repoblar los pueblos.

“Las ciudades cada vez se parecen más las unas a las otras porque todo el mundo se comporta de la misma manera, pero lo que nos hace diferentes son las vivencias rurales”, señaló el jefe del Ejecutivo extremeño, al tiempo que añadió: “Todo en la historia acaban siendo ciclos y la gente buscará en un pequeño pueblo lo que no encuentre en una gran ciudad” y para ello, reconoció para concluir, “hace falta empleo en los pueblos”.

 


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here