El último diente de leche
Víctor M. Jiménez

El soldado de plomo
tiene los labios granados
de cientos de besos perdidos.
Sueña con un hogar
de bóvedas de fuego
y amores de papel.

Entre tanto, el resto de la tropa
fornica con la bailarina.
Solo le queda el consuelo
de burdeles de carretera
que alquilan caricias
para tullidos.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here