¿Siempre quiso ser médico?
De pequeña soñaba con ser veterinaria y en mi adolescencia decidí ser médico, en concreto ginecóloga.

¿Qué cambios destacaría en la Ginecología desde sus inicios?
Avances radiológicos, quirúrgicos y avances en la reproducción.

Lo que no parece haber cambiado es lo reacias que son algunas mujeres a acudir al ginecólogo. ¿A qué cree que se debe?
Realmente cuando surge un problema las pacientes suelen consultar, pero sí se debería insistir en la prevención y la necesidad de realizar revisiones periódicamente.

¿Cómo animaría a las indecisas?
La prevención es la clave. Realizar revisiones periódicas permite mantener un control y en caso de patologías poder actuar a tiempo.

“A partir de los 35 años la reserva ovárica desciende y el riesgo de aborto aumenta”

¿A qué edad es recomendable acudir por primera vez?
Recomendaría una primera revisión entre los 18-20 años.

Y ¿qué opina de consultar en Internet?
Es lógico que las pacientes consulten y se informen, todos lo hacemos. Creo que es una muy buena herramienta si se sabe seleccionar bien la información y se complementa siempre con la información médica.

Por su experiencia, ¿cuáles son los principales motivos de consulta?
La gran mayoría consulta por métodos anticonceptivos o patología vulvovaginal; y también son numerosas las de obstetricia para controles durante el embarazo.
Imagino que en el caso de las jóvenes predominan las de métodos anticonceptivos, por lo de los embarazos no deseados, ¿usted cuál recomienda?
Realmente el mejor método anticonceptivo es aquel que a la paciente le sea más fácil cumplir. Pacientes que ya son madres suelen desear métodos anticonceptivos de larga duración, sean reversibles o no; y las de edades más tempranas los de corta duración.

¿Es segura la píldora del día después?
La píldora del día después no debe considerarse un método anticonceptivo, y debe recurrirse a ella sólo en casos puntuales. No es 100% segura, dado que actúa retrasando la ovulación y modificando el moco cervical evitando la fecundación, pero carece de un efecto abortivo si se ha producido la implantación del embrión. Por este motivo es importante no demorar la toma tras una relación sexual no protegida.

“Ante una posible infección vaginal se debe consultar al especialista y no automedicarse”

Y frente a los embarazos no deseados la dificultad de otros para concebir. ¿Esterilidad o infertilidad, son lo mismo?
Siempre hablamos de estos términos en pareja. Una pareja estéril es aquella que no puede concebir, mientras que la pareja infértil es la que, a pesar de concebir, no consigue tener un recién nacido vivo sano.

Dicen que la edad es un factor fundamental. ¿Cuál es la más recomendable para concebir?
La recomendación es ser madre antes de los 35 años, dado que a partir de entonces la reserva ovárica desciende más acusadamente y el riesgo de abortos aumenta.

Y con la edad llegan otros problemas, como la menopausia, ¿cómo debe afrontarse?
La menopausia es la bienvenida al fin de la etapa fértil de la mujer. Es una etapa en la que se producen muchos cambios hormonales, y a veces las medidas higiénico dietéticas no son suficientes. La recomendación es consultar al ginecólogo para poder tratar los casos que lo precisen.

También la vaginitis acecha, pues según las estadísticas hasta un 90% de las mujeres padecerán alguna a lo largo de su vida. ¿Cuáles son las causas?
La predisposición de cada mujer., y también otros factores como la toma de anticonceptivos, embarazo, lavado excesivo, diabetes… Recomendamos que ante sospecha de infección vaginal la paciente consulte y no se automedique.

¿Es necesario utilizar productos específicos para la higiene íntima?
Sí. El pH vaginal es clave para mantener la flora de la vagina, y el uso de jabones de cuerpo puede dañar este pH.

Y precisamente uno de los trastornos que afecta a mujeres posmenopáusicas es la atrofia vaginal. ¿Se puede hacer algo para prevenir o retrasar su aparición?
La menopausia es el factor de riesgo más importante para la atrofia vaginal. Puede mejorar con hidratantes, lubricantes o estrógenos locales; y la mejor prevención es mantener una vida sexual activa.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here