MENU

Nervios

21571801_xl

Mi ojito derecho /
Clorinda Power

Qué nervios. El lunes, cuando leáis esto, unos ya habremos votado y, los que no, os estaréis quejando, como cuando hay partido de la Champions siendo vosotros más de bádminton.

Yo estoy preparada, lista y con ganas. Me he guardado suficientes megas en el móvil para consultar los recuentos a pie de urna, y ya tengo elegido el vestido y el bar de las cervezas de antes y después de votar. Los míos pierden seguro pero, como en un partido de la Champions, el domingo vamos a salir a ganar. Y aunque sepamos que los otros son mayoría, nosotros somos legión. No habrá más que comparar las caras de los que votan lo de siempre y a desgana, con las de los que votamos entusiasmados y a piñón, para saber que el triunfo llegará aunque se haga de esperar.

Se equivocan los que tienen miedo de los partidos radicales. Por esa regla de tres, más miedo tendrían que tener de sus millones de votantes. Y de sus vecinos, familiares, compañeros, amigos. Al enemigo rojo lo tenéis justo enfrente, queridos, y cumple una serie de requisitos que lo hacen inmortal: somos jóvenes y ya no nos puede ir pero de lo que nos va.

Vosotros sufristeis la transición y nosotros, la democracia. No solo tenemos el derecho a reivindicar el cambio, sino la responsabilidad de hacerlo. El más vale malo conocido que bueno por conocer se acabó porque lo malo ya se ha convertido en lo peor y la incertidumbre, empieza a ser excitante. No estamos locos, estamos hartos, aunque los que pueden remediarlo nos prefieran lo primero, la verdad es que ya no tenemos miedo.

Y es el miedo lo que nos diferencia, no el color.

Aún así, ojalá hayáis ido todos a votar. No creo que ningún equipo de los que han ganado la Champions hubiera preferido tener delante en la final a un equipo de bádminton. Reivindicad vuestro derecho, no vuestro miedo. Y ojalá cuando hayáis cogido el DNI para votar, no se os haya olvidado recoger también la responsabilidad.

Y no os dejéis las luces encendidas cuando salgáis de casa, que las facturas seguirán llegando exactamente igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: