La bruja Circe

Aunque nos parezca mucho, no hace tanto que apretados al fuego del hogar nos calentábamos, escondimientos de la oscuridad y el frío. En estos días del año en que el sol cada día más y más acorta su tiempo y nuestro cuerpo de primitivo añoraba el calor, la luz, los alimentos frescos. Creemos haberlo olvidado pero permanece en nuestra herencia genética y nuestros instintos primitivos, por eso nos acercamos al cambio con ganas de luces, de festejar la esperanza, de días mas cálidos… y así ha sido en todos los pueblos, culturas y religiones. Ahora celebramos la navidad y llenamos de luces las calles, de belenes y escaparates brillantes, de estrellas y luminarias… ¿exceso? No, amigos: instinto. Somos parte de la naturaleza nos guste o no. Ahora lo llamamos navidad, otros pueblos lo llamaron solsticio, sol invictus, saturnalias o celebraban el nacimiento de sus dioses: Orus, Osiris, Kisna, Zarathurstra, Mithra, Buddha, Heracles, Dionisio, Tammuz, Adonis, Hermes, Bacchus o Prometeo y quizás alguno más que olvido.

Para mí es tiempo de cambios, de regalar alegrías y compartir lo que hay. Es una oportunidad de renovarse, hacer un contrato con uno mismo para ser mejor, de donar bendiciones.

Por eso aprovecho para desearos felices fiestas. Limpiad vuestra vida de rencores, repartid alegrías, tened con los demás un detalle que despierte sonrisas, aprovechad la vibración para crear un buen ambiente y una energía sanadora, no vayáis a buscar los problemas que estos llegan solos, olvidaos de los síes, “si esto o lo si otro”. Sed felices cada instante que podáis.

Os dejo mi felicitación en youtube youtu.be/iYMkONdGX5A y en mi pagina atalayadecirce.blogspot.com


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here