El Programa de Optimización de Antibióticos (PROA) puesto en marcha en junio del año pasado en el Complejo Hospitalario de Cáceres, el primero llevado a cabo en Extremadura, ha permitido un ahorro de 301.995 euros en 12 meses.

Y no sólo ha supuesto este ahorro económico, sino que también ha permitido reducir la mortalidad de los pacientes con bacteriemia y evitar más de 1.700 estancias de los mismos, así como una disminución del 10% en el consumo global de antibióticos en el complejo cacereño. En el caso de los antibióticos de amplio espectro, la disminución ha oscilado entre el 25-30% de media.

Por todo ello, se ha hecho constar desde la Junta de Extremadura, que ahora pretende consolidar este programa piloto, su balance “no puede ser más optimista”.

Los objetivos con los que, como experiencia piloto, se ponía en marcha PROA en Cáceres, eran fundamentalmente la mejora en el uso de los antimicrobianos y del pronóstico de los pacientes con afecciones graves, la reducción de los efectos adversos y de las resistencias bacterianas, y la disminución del gasto sanitario. Y con ellos “han coincidido las conclusiones de este primer año de PROA”, que ha contribuido también a la buena práctica clínica y a los conocimientos sobre la utilización de antibióticos.

Llamada al uso racional ­del medicamento
También en el medicamento, y exactamente en su uso racional y adecuado, se centra una campaña que recientemente se ha puesto en marcha desde la Junta de Extremadura, en concreto por la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales. ‘No te automediques’ es el lema de la campaña con la que las autoridades sanitarias trata de concienciar sobre la necesidad de hacer un buen uso de los medicamentos, tanto por economía como por salud, pues como advierten autoridades y expertos sanitarias, automedicarse con frecuencia puede traer efectos muy negativos para la salud.

Hacerlo permanente

Cabe destacar también, y así se ha hecho desde la Junta, que este programa se puso en marcha “de manera voluntarista, sin ninguna inversión en recursos humanos”, por un equipo multidisciplinar del hospital cacereño formado por facultativos, residentes de medicina interna, farmacia hospitalaria y microbiología clínica, coordinados por el doctor Juan Luengo.

Los seis integrantes del equipo, que han asumido PROA “como un extra en su trabajo diario”, esperan ahora que su experiencia consolide el programa por sus resultados clínicos, ecológicos y económicos, y se instaure de manera permanente en el Complejo Hospitalario de la ciudad.

Y por destacar algunas cifras, indicar que durante este primer año se ha atendido una media de 20 pacientes al día; que ocho de cada diez mostraron una total aceptación de las recomendaciones de los médicos prescriptores; y que desde el inicio de PROA se han supervisado todos los cultivos de exudados del complejo hospitalario, además de las bacteriemias, creando una alerta nueva desde Farmacia para todos aquellos pacientes en tratamiento de antibióticos de amplio espectro. De éstos, ha habido “descensos significativos”, con respecto al año previo a la implantación de PROA, de la Daptomicina (el 46%), de Ertapenem (un 33%) o de Vancomicina (un 30%).

Por todo ello, se destaca para terminar, las conclusiones indican que la instauración de este programa “tiene resultados económicos, clínicos y ecológicos que requieren una consolidación”, así como también que “queda demostrado que cualquier inversión que se haga para potenciar su desarrollo tiene un retorno económico claro”.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here