MENU

Luis Salaya. Portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Cáceres: “El PP está muy anquilosado en las viejas formas y sólo aspira a que las cosas sigan como están”

Aún no ha cumplido los 30, y aunque nació en Zaragoza (23 de junio de 1988) ha vivido toda su vida en Extremadura, donde llegó con tan sólo 1 año, residiendo desde los 12 en Cáceres. Su ocupación, además del Ayuntamiento, una empresa de formación; y en el ámbito de la política, es portavoz del Grupo Municipal del PSOE en Cáceres y secretario de Política Institucional en las Juventudes Socialistas de España.

¿Quién es Luis Salaya?
Una persona muy activa, con muchas inquietudes, que ha buscado siempre una trayectoria profesional independiente de la política, y que en un momento dado decidió dar el paso de ser candidato a la Alcaldía de Cáceres simplemente porque me siento cacereño, me gusta mucho esta ciudad, y quiero trabajar por su futuro.

El portavoz más joven en la historia de la corporación ¿cómo le afecta?
Tiene cosas positivas, pues hay quienes ven bien que haya gente joven en puestos de responsabilidad, pero también negativas, pues cuesta ganarse el espacio… Quizá cuando empezó la legislatura costó, pero con el tiempo, cuando demuestras solvencia, que estás trabajando bien y haciendo un trabajo serio, la cosa cambia. Creo que ya no hay ningún problema, ni en la corporación, ni con el personal del ayuntamiento, ni con la gente que tratamos en el día a día.

¿Pero le ha costado?
Algo sí. A menudo cuesta que la gente entienda que tiene que darte el mismo trato que a un concejal de cualquier otra edad, que estás haciendo un trabajo serio e importante, independientemente de la edad que tengas. Además, creo que en política falta mucha gente joven, como también mayor, que no puede estar monopolizada por una sola franja de edad, que es lo que ha pasado durante años.

Estamos llegando al ecuador de la legislatura, ¿satisfecho?
Con la parte que nos corresponde a nosotros sí. Siempre con crítica, pues somos muy exigentes, pero siendo objetivos creo que hemos hecho un buen trabajo. En este sentido, con nuestro trabajo, estamos satisfechos, aunque con los resultados…, pues en unas cosas más que en otras, ya que aunque el PP gobierne ahora en minoría, sí es verdad que los alcaldes tienen mucho poder y mucha autonomía para trabajar, más allá del pleno, y nos estamos encontrando con que el PP sigue teniendo mucha tendencia a gobernar como si estuviese en mayoría absoluta.

¿Positivo de estos dos años?
Que en muchos momentos estamos aportando un trabajo que hace falta en la oposición, un trabajo muy serio, y controlando con seriedad y rigor la labor del Gobierno. Y también consiguiendo resultados en asuntos que a lo mejor no son tan llamativos como otros, pero sí muy importantes, como puede ser el seguimiento de los contratos públicos y de las concesiones. Estamos haciendo algo que debería hacer el equipo de gobierno, pero que no hace ni se ha hecho, que es exigir que las concesionarias cumplan, que se cumplan los contratos, los convenios…, y que las empresas que trabajan para el ayuntamiento entiendan que tienen que hacerlo con la misma seriedad que lo hacen con una empresa privada.

¿Y como negativo?
Siendo autocríticos, yo creo que nos está costando mucho trasladar a la ciudadanía la importancia de algunos de los temas en los que estamos trabajando. Hay temas que son muy fáciles de explicar, como cuando hablamos de la ubicación de una escombrera, del abandono de algunos barrios, del mal estado de algunas calles o zonas…, pero hay cosas que cuesta más trasladar, como cuando hablamos de los incumplimientos en un contrato público, algo que quizás podríamos hacerlo mejor.

Tras el tiempo transcurrido, ¿qué opina del Pacto por el que C’s facilitó al PP seguir gobernando Cáceres?
En su momento ya dije que lo respetaba y que Ciudadanos era autónomo para tomar la decisión que quisiera, pero lo que creo ahora es que no se cumple, que el PP se ríe de Ciudadanos en muchos asuntos y que Ciudadanos está cada día más cerca del PP y se lo pone más fácil. Me da la sensación de que ese pacto exigente que en su momento podía entenderse en una lógica de controlar al Gobierno se está convirtiendo más en un apoyo casi incondicional de Ciudadanos al equipo de Gobierno en muchos asuntos importantes.

¿Cómo son las relaciones del PSOE con el PP y los otros dos grupos?
Tenemos una buena relación con todos, y dialogamos con todos. Con el PP menos, porque está en las responsabilidades del Gobierno y nosotros somos y tenemos que ser oposición, pero mucho con Ciudadanos y Cáceres Tú. Yo creo que la relación es buena, aunque es verdad que con el PP somos muy duros, porque entendemos que tenemos que serlo, porque está muy alejado de gobernar esta ciudad como nos gustaría a nosotros, e incluso como ellos dicen que lo hacen.

Decisiones como ampliar la zona azul, subir el autobús…, han sido muy criticadas. ¿En general cómo ve a los ciudadanos?
Yo creo que están descontentos. Además, el PP tuvo una renovación de caras en su candidatura, incorporó a nuevos concejales, pero éstos están actuando igual que los que ya llevaban muchos años en política activa, y esto lo está percibiendo la ciudadanía, que ve que no se producen los cambios anunciados. Es verdad que a nosotros como oposición a veces nos cuesta gestionar esto, porque continuamente atendemos demandas ciudadanas, y a veces conseguimos cosas, pero otras nos toca explicar que nos somos Gobierno y llegamos hasta donde llegamos, que podemos denunciar lo que pasa, llevar mociones al pleno…, pero la última decisión y la capacidad de actuar o no la tiene el equipo de Gobierno

¿Y a Cáceres?
Esta legislatura, en la que hay más juego político, porque el PP no está en mayoría absoluta, es una legislatura llena de oportunidades, pero lo que nos encontramos es un equipo de Gobierno al que le falta ambición y le falta impulso para poner todo esto a funcionar, para creerse de verdad que Cáceres puede cambiar y puede crecer. El PP está muy anquilosado en las viejas formas y sólo aspira a mantener la ciudad tranquila, a que las cosas sigan como están, y eso puede funcionarles con una parte de su electorado, pero a la ciudad no le funciona ni le es positivo.

Entonces, de cara al resto de la legislatura, ¿hacia dónde deberían dirigirse los esfuerzos?
Hay que pensar en enfocarlos hacia todos los sectores de edad y todos los colectivos de la ciudad, en el sentido de que tenemos que tener una ciudad amigable con los mayores, que piense en la infancia y en lo jóvenes, que consiga retener el talento y atraer a muchos de los que se fueron, y, por supuesto, una ciudad ambiciosa en lo que a turismo se refiere, que no cabe duda debe ser uno de los ejes fundamentales. Pero también hay que tener claro que aunque nuestra zona monumental es la joya de la corona y la que hace que atraigamos cada vez a más turistas, tenemos que ser más ambicioso y conseguir retenerlos más, con acciones como potenciar el turismo de naturaleza, el campamento romano de Cáceres el Viejo, el patrimonio minero de Aldea Moret, que puede ser un atractivo turístico importantísimo y no se está explotando nada…

También necesita Cáceres tejido industrial. ¿Es posible conseguirlo?
Por supuesto que necesitamos que vengan empresas, y puede conseguirse. Para ello hay que facilitar las licencias de apertura, acortar los trámites, los tiempos de espera, pues esto es un serio problema. De hecho, a nosotros nos llama mucha gente que intenta abrir negocios y vemos con tristeza como muchos no llegan a hacerlo porque la inversión no aguanta tanta espera.

Y luego hay otra parte muy concreta, la de buscar empresas que estén pensando en abrir, en cambiar de localización…, con las que hay que ir a hablar y facilitarles todo al máximo para atraerlas y que se instalen en Cáceres, pero esto, que es algo que ya solo puede hacer la alcaldesa, no se está haciendo en absoluto. Esto es algo que tiene que ver con la ambición y el impulso que creo le falta a Elena Nevado y a su equipo, pues lo que tenemos es un Gobierno de fotos, de mucha política de cara a la galería, pero en el que falta trabajo de fondo y, sobre todo, creerse la ciudad. Y es que el PP no tiene un proyecto de ciudad, no sabe qué quiere hacer con Cáceres, y ese es el gran lastre de esta ciudad, no sólo de ahora sino de los últimos años.

De cumplirse el Pacto PP-C’s, Elena Nevado no debería ser candidata a la Alcaldía en 2019. ¿Usted qué cree?
Sinceramente yo no creo que Elena Nevado se presente a las próximas elecciones, pero no por el Pacto, sino porque estamos en una época política en la que los mandatos de más de ocho años no suelen tener éxito. Pero insisto, no lo hará no por el pacto, pues éste se ha demostrado que se cumple poco o nada; vamos que no creo que Nevado lo haya releído ni lo tenga encima de la mesa con preocupación.

Y Salaya, ¿volverá a ser candidato?
Yo quiero serlo, mi intención es esa, de hecho, ya cuando me presenté a las elecciones siempre dije que en mi opinión los proyectos tenían que ser y trabajarse a largo plazo, y por ello intentaré ser candidato en las próximas elecciones, nunca lo he ocultado, pero serán los militantes los que decidan si quieren o no que lo sea.

Isabel Bravo /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: