Un nuevo órgano va a trabajar en el estudio de medidas que acaben con este mal endémico de los pueblos de la provincia.

Evitar la pérdida de población en los municipios pequeños de la provincia es el objeto del pacto político y social firmado por los tres partidos políticos con representación en la Diputación de Cáceres (PSOE, PP y Ciudadanos). Para ello, la presidenta de la institución provincial, Rosario Cordero; el portavoz del PSOE, Fernando García; el del PP, Alfredo Aguilera; y el de C’s, Víctor Peguero, manifestaban su consenso en esta materia, evitar el despoblamiento de las zonas rurales, firmando un documento con el compromiso de poner en marcha estrategias de desarrollo sostenible en el medio rural de la provincia, y celebrando, a continuación, la primera Comisión de Despoblamiento, órgano creado para trabajar juntos en “medidas que acaben con un mal que acecha a muchos municipios”, informaba la Diputación. Dicha Comisión se reunirá próximamente con los representantes territoriales, de mancomunidades, grupos de acción local, empresarios, sindicatos…, “pues las medidas a adoptar las tenemos que tomar todos juntos”. La iniciativa aprobada, se recordaba, surgió tras la celebración, el pasado octubre en Montánchez, del Congreso de Despoblamiento en Zonas Rurales, a raíz del cual se iniciaba un proceso para luchar “contra una de las realidades que viven más de una provincia”. Este congreso, promovido por la Diputación de Cáceres y en el que participaron diputaciones y representantes sociales de todo el país, dio lugar al llamado ‘Pacto político y social en el marco de las estrategias de desarrollo sostenible contra el despoblamiento’, un acuerdo al que se unían instituciones, asociaciones y entidades de las distintas comunidades autónomas, y que ahora, con la firma del referido pacto, han refrendado los tres partidos con representación en la Diputación cacereña.

Situación en la provincia

Cáceres, recordaba la presidenta de la Diputación, cuenta con 222 municipios, de los que un 70 por ciento tienen menos de 1.000 habitantes. “Hasta ahora se han hecho las cosas bien, se ha trabajado en la ruralización en Extremadura, de hecho no se han cerrado pueblos, y se ha invertido en infraestructuras y servicios, pero ahora hay que dar un paso más, pues no sólo hay que evitar que la gente se vaya, sino que hay que atraer a nuevos habitantes”, señalaba Cordero, que consideró al mismo tiempo que el pacto entre las tres fuerzas políticas “supone un punto de inflexión”. Es el momento, insistió la presidenta, de “estudiar y proponer medidas entre todos”, al tiempo que hizo constar “el esfuerzo presupuestario que se está haciendo”, contándose ya para el año 2017 con dos partidas de 400.000 euros, a las que se podrían sumar los 700.000 euros de los proyectos de desarrollo territorial o lo previsto para acercar la cultura a los pueblos.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here