Los Premios ‘Investigar en Ciencias’ han galardonado en su octava edición a ocho equipos procedentes de institutos de secundaria de Barcarrota, Caminomorisco, Ceclavín, Galisteo, Montijo y Valverde de Leganés. Sus trabajos han abordado experimentos y estudios sobre aspectos como la calidad del agua, el impacto del cambio climático sobre la flora y la fauna, la contaminación lumínica o la conservación de los alimentos.

El certamen, organizado por la Facultad de Ciencias de la Universidad de Extremadura con el patrocinio de Caja Rural de Extremadura, tiene como objetivo fundamental promocionar la ciencia en los niveles educativos previos a las etapas universitarias y fomentar así el espíritu investigador en los diferentes campos de la ciencia. Desde su inicio en el curso 2009/2010, han participado más de 350 alumnos de toda la comunidad autónoma.

Los equipos investigadores son coordinados por un profesor y pueden centrar sus trabajos en áreas como Física, Química, Biología, Tecnología o Matemáticas. Sus resultados son evaluados por expertos de la UEX de diferentes comisiones científicas.

La entrega de premios se celebró esta semana en el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la UEX en Badajoz. El acto estuvo presidido por el vicerrector de Investigación, Transferencia e Innovación, Manuel Adolfo González, y contó con la presencia de la decana de la Facultad de Ciencias, Lucía Rodríguez; la delegada provincial de Educación, Piedad Álvarez, y el presidente de Caja Rural de Extremadura, Urbano Caballo.

El presidente de Caja Rural de Extremadura destacó que el apoyo a estos premios responde a “la necesidad de que la entidad esté cercana al futuro y al avance de Extremadura y, por tanto, a los jóvenes” y muestra así “el compromiso con el trabajo bien hecho, y fundamentalmente con la investigación, pilar básico del desarrollo”.

Por su parte, la profesora María Victoria Gil Álvarez, coordinadora de los premios, ha asegurado que este certamen, “además de acercar la ciencia, supone una buena forma de impulsar el trabajo en equipo, de aprender ciencia de forma atractiva, saber hablar en público, fomentar el pensamiento crítico y, por supuesto, aumentar las vocaciones científicas en los distintos campos de la ciencia. En definitiva, es una iniciativa que ayuda a trabajar varias competencias transversales”.


1 COMENTARIO

  1. En verdad no resulta necesario obligarles a los matriculados en los IPVCE a que opten por carreras universitarias de ciencia. Los muchachos en esas edades no tienen aún bien definido las carreras a las que dedicaran sus vidas. Para entrar en los IPVCE no deben exigirse éxamenes de ingreso, basta con poner un cupo de matrícula y escoger a los de mayor promedio en la Secundaria Básica. ¿Por qué imponerle a los de los IPVCE que tengan que escoger carreras de ciencias?. Algunos jovenes durante sus años en un IPVCE pudieran decidir que lo que más le gustan son las letras.Cuba necesita hombres de talento en las ciencias pero también en las letras. Estuve en la Lenin y en mi tiempo a nadie se le imponía que tenían que coger carreras de un perfil u otro.Las pruebas de ingreso a la Universidad son las que se deben mantener tal y como están pues para eso son bachilleres en ciencias y letras. El mal de origen de todo esto es querer imponerle el destino a las personas desde edades tan tempranas,dejemos el esquematismo de una vez y por todas. http://viagraqoid.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here