El Pacto Social y Político por el Ferrocarril de Extremadura ha puesto fecha para la movilización por un tren digno. El 18 de noviembre convoca a todos los extremeños a manifestarse en Madrid. En la movilización participarán representantes de todos los integrantes del pacto: los cuatro grupos parlamentarios de la Asamblea (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos), de las dos Diputaciones provinciales, la Federación Extremeña de Municipios y Provincias de Extremadura, los sindicatos UGT y CC. OO., y la patronal (CREEX). ¡Ojo!. Este pacto llega cuando el AVE está celebrando su 25 aniversario en España. Ahí es nada. La pregunta es clara: ¿dónde han estado nuestros representantes estos 25 años? Porque la realidad de las comunicaciones es muy fácil de dibujar.

El viaje en tren de Badajoz a Madrid dura unas cinco horas cuando no sale ardiendo, se inunda o, simplemente, se estropea. El AVE a Extremadura es una gran utopía, el sueño de un pobre, la ilusión de un iluso, la realidad palpable del abandono del Estado, en definitiva, una gran mentira. Una tremenda injusticia.

Las comunicaciones, en general, y el ferrocarril, en particular, en Extremadura, son una gran mentira porque nuestros políticos, da igual el color del partido, son presos de su poca influencia en el resto de España. En los últimos años rojos, azules, en mayor medida, y naranjas y morados, en menor porque llevan menos años en las instituciones del Estado, han permitido el desmantelamiento de la Vía de la Plata, ahora en proceso de convertirse en vía verde, aceptaron el final de la conexión con Lisboa y del tren Lusitania, han claudicado con una unión por autovía de Cáceres y Badajoz, por no hablar, de las enterradas en los cajones del olvido, autovías al Levante y Granada, o, una conexión rápida con los puertos de Huelva o Sines.

La sensación es que Extremadura pinta muy poco en España. El Ministro de Fomento del Gobierno de España, Íñigo de la Serna, aseguró hace un par de meses que la línea de alta velocidad entre Badajoz y Plasencia estaría operativa en 2020. La conexión con Madrid estará lista en 2023. ¡Solo tres décadas después años después del nacimiento del AVE!

Es muy sencillo, no existimos, No somos nadie, o mejor, somos sólo un millón de votos, es decir, nuestro peso político en Madrid es menos que el de un delfín del ártico. Incluso, puede que éste este más y mejor protegido. Bueno, ahora tenemos un pacto. Veremos cuánto dura.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here