El último diente de leche
Víctor M. Jiménez

El gato embustero,
oculto en la sombra,
gobierna a su antojo
los hilos de la marioneta
del vástago del molinero
convertido en Marqués
de Carabás.

Cada día calza sus botas
de punteras de acero
para patear los rostros
de los desahuciados,
mientras perfuma su corbata
con el aroma de honestidad
que compra en el chino de la esquina
a dos euros el frasco.

Después de conocer
el destino del ogro,
huyo del ronroneo.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here