MENU

Las comparaciones son odiosas

Reflexiones de un tenor /
Alonso Torres

El buitre me devora, y como dijo Johan Cruyff (por cierto, cada vez me gusta menos el puto fútbol, con sus niñatos tatuados, sus peinados “a ver quién la tiene más grande”, sus negocios extradeportivos, su blanqueo de pasta, y sus malditos cantantes, porque si el Sabina, “ese que canta”, es del Atlético de Madrid, el “perfectísimo”, Plácido Domingo, es del Real Madrid, el Serrat es del Barcelona y Francisco –estoy a ver si me pongo en contacto con su representante, jeje- es del Valencia; de todo hay en la viña del “deporte rey”), digo, que como manifestó Cruyff, <<las comparaciones son odiosas, y más, cuando se pierde>>.

Recuerdo una película protagonizada por Koke Malla, el de “Los Ronaldos”, en la que se decía, “¿Cuenca, y qué coño tiene Cuenca?”. Creo recordar que llevaba por título <<Nada en la nevera>>, y los protas se iban hasta allí, apenas un tiro de piedra, hastiados de un Madrí incomestible, no a ver el Museo de Arte Abstracto Español (de Cuenca) con todos sus “sauras”, “canogars” o “millares”; ni tampoco marchaban a escuchar nada de nada de su Semana Musical Religiosa (patrocinada, entre otros, poooorrrrrrr… ¡¡Tacháaaannn!!, la Embajada de Austria y el Instituto Goethe… ¡¡mierda, mierda, mierda, “Las semillas de la civilización” de las que habló Gregor Von Rezzori!!); tampoco partían para escuchar, o para ver, esa “santa dualidad que atesora la música”, como asegura Sollers, los protagonistas de <<Nada en la nevera>>, las Jornadas de Zarzuela de Cuenca, no, los protas d ela peli iban a hacer el ganso (a enamorarse). La Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero está detrás de ellas, de las jornadas zarzueleras, digo, y no solo hay conciertos y concursos, sino que también hay encuentros entre cantantes, compositores, libretistas, público, mecenas (me.ce.nas, o sea, los que dan y ceden gratuitamente, no los que alquilan, algo para que sucedan cositas), agentes culturales (uummhhh, cómo me gustan) y autoridades competentes (¿saben qué me dijo un responsable político consistorial cuando fui a verlo hace unos añitos?, “yo no sé nada de esto”, ¡cáspita, la honradez le honra!); hay exposiciones sobre el atrezzo, las ropas, los decorados, los libretos, los bocetos; y una feria de música con instrumentos “raros” o museísticos; en fin, de todo un poco, y más, en Cuenca.

Como escribí al principio, “las comparaciones son odiosas, y más, cuando se pierde”. Francamente, ¿no se podría hacer algo parecido aquí, con toooooodo el patrimonio de la humanià (ahora reforzado por letras amarillas) que tenemos y que podría servir de maravilloso marco a cualquier cosa relacionada con la música clásica?. Sigo diciendo, ¿saben que somos la única autonomía (“café para todos”, eso sí, a unos con más leche que a otros) que no tiene un premio, un concurso dedicado específicamente al canto lírico (presenté hace unos años un proyectino sobre el asunto, para que estuviera dentro de aquel embarque/embauque del “Cáceres Capital de la Cultura Europea 2016”, pero me dijeron que no era el momento, ¡trakatón!)? Pues eso, que seguimos perdiendo.

Anterior noticia
Siguiente noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: