rajoy_8

Con ánimo de discrepar /
Víctor Casco

El 34% de los trabajadores españoles gana menos de 645 euros al mes. Pero cuando este domingo Mariano Rajoy tuvo que responder a una pregunta de Jordi Évole sobre el SMI, uno de los más bajos de Europa, su contestación fue que “afecta a poca gente”.

El 34% de los trabajadores españoles son “poca gente”. Más de 5 millones de personas.

Caben tres interpretaciones ante la réplica del Presidente en funciones:

  1. Una mentira más. Ante cualquier duda, mentir. Es la receta Rajoy por antonomasia. De hecho lleva tantos años mintiendo que en su mundo verdad y ficción son indistinguibles.
  2. Pura ignorancia. Un perfecto y absoluto desconocimiento del mundo en el que vive.
  3. Un desprecio por el sufrimiento de la gente. Es incapaz de ver más allá de su ambiente privilegiado y de responsabilizarse por las consecuencias de sus actos.

Cuando Zapatero no supo responder cuanto valía un café fuera del bar del Congreso nos mostraba al político que vive en otra esfera, en su torre de marfil, desde la cual resulta difícil poder situarse en la piel de los otros, sencillamente porque se desconoce la realidad más allá de las alfombras.

Con Rajoy, ese vivir en un planeta paralelo alcanza cotas formidables. Claro que el Presidente del PP acusa también ese profundo desprecio que una parte de la derechona siente por los trabajadores humildes, esos deshechos de la sociedad. Rodeados de gente rijosa, acostumbrados a no pagar nunca nada, en su corte de aduladores, bufones y estómagos agradecidos del partido, hay políticos incapaces emocionalmente de practicar al alteridad.

Son posibles tres explicaciones a sus palabras, he escrito. Queda una cuarta, que resume las tres, porque las tres están presentes en la actitud de Mariano Rajoy: es un hombre ignorante, incapaz de comprender el sufrimiento de la gente y que, con tal de gozar del poder, no duda una y otra vez en mentir.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here