Con “sorpresa” e incluso con “indignación” en muchos casos, por ser considerada “desproporcionada”, se recibía en la ciudad la noticia de la sentencia sobre el ‘caso del ruido en La Madrila’, por la que se imponen penas de prisión e importantes multas tanto a la ex alcaldesa de la ciudad, Carmen Heras, y al ex concejal Carlos Jurado, como a once hosteleros de esta conocida zona cacereña de copas.

La juez titular el Juzgado de lo Penal 2 de Cáceres ha considerado a los ex mandatarios municipales responsables de un delito continuado de prevaricación medioambiental, y a los hosteleros culpables de incumplir los horarios de cierre y causar molestias a los vecinos en el ejercicio de su actividad. Y aunque su sentencia no es firme, por lo que aún habrá que esperar a que resuelva la Audiencia Provincial los recursos interpuestos, las reacciones a su sentencia, tanto de ciudadanos en general como de responsables políticos, no se dejaron esperar.

Entre estos últimos, la alcaldesa de la ciudad, Elena Nevado, que calificaría dicha sentencia de “muy dura”, al tiempo que pedía una “reflexión de toda la sociedad sobre los hábitos de ocio”, para buscar un equilibrio entre el disfrute y el descanso de los vecinos.

Nevado considera la sentencia “un varapalo para la vocación de servicio público que tienen todos los políticos, sean del signo que sean”

Y es que tras reconocer que “los políticos tienen la obligación de respetar las leyes”, defendió que también “hay cosas que se escapan a la gestión meramente política”, ya que, dijo, “hay expedientes que se tramitan informados por muchas áreas y por funcionarios públicos, y si no llegan a tiempo a la mesa de quien tiene que resolver, difícilmente puede tomar o no una decisión”.

Nevado mostró su “respeto absoluto” a los procesos judiciales, pero también matizó que en este caso “nadie ha metido la mano”, y si bien “hay un daño que reparar” a los vecinos que han sufrido el ruido durante años, “en el fondo de la cuestión la sentencia invita a hacer una reflexión como sociedad”, insistió.

“Mala” para la política y el empresariado

Para la alcaldesa cacereña esta sentencia, pese a no ser firme y tener aún un largo recorrido, “es una mala noticia para la política y el empresariado de la ciudad”, y aunque los vecinos “tienen derecho a ser reparados en su daño y a ser escuchados”, el problema del ruido, que proviene de la época de la conocida como ‘Movida’, en los años 80, “no lo ha sufrido solo Cáceres, ha sido generalizado en este país, que tiene una forma de ser peculiar”.

Para terminar, y aunque sin hacer alusión expresa a Carmen Heras, Nevado aseguró que “cualquier alcalde da lo mejor de sí para mejorar la vida de la gente”, por lo que consideró que esta sentencia “es un varapalo para la vocación de servicio público que tienen todos los políticos, sean del signo que sean”.

En el mismo sentido se había pronunciado unos días antes el portavoz de Ciudadanos (C’s), Cayetano Polo, que ante la sentencia condenatoria para Heras y Jurado pidió públicamente una “reflexión sobre el sistema y las dificultades que se ponen al ejercicio de la actividad política”.

Polo consideró que se está “denigrando” tanto el trabajo de los políticos “que a esto no se va a querer dedicar nadie”, pues aunque reconoció que es cierto “que se requiere una regeneración”, también lo es, señaló, “que hay que dignificar la clase política, porque se requiere vocación y algo más”.

Y aunque manifestó su “absoluto respeto” a las decisiones judiciales, mostró “en lo personal” su “solidaridad total” para con Carmen Heras, a la que dio “mucho ánimo” y deseó “todo lo mejor”.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here