¿Por qué nació Mongolia? ¿Qué motivó su creación?
Edu Galán: Nació hace cinco años de la cabeza de Fernando Rapa, que vio la oportunidad de crear una revista satírica con una sección periodística en los tiempos convulsos que vivimos. El hecho que motivó su creación es que tres Reyes Magos siguieron una estrella y le trajeron a Rapa mirra, incienso y oro y le dijeron que hiciese ese proyecto, que la iba a petar.
Darío Adanti: ¿Los Reyes Magos somos los demás? ¿O los demás somos oro, incienso y mirra? En el primer caso me pido a Baltasar y en el segundo caso me pido mirra, que es una resina, y a mí me da que eso se fuma.

¿Qué aporta que no tengan otros medios?
E.G.: Difícil, porque ‘La Razón’ cubre muy bien nuestro hueco. Aporta mayor suavidad de papel para limpiarte el culo.
D.A.: No sé qué aporta, pero sí sé que no tener nosotros más medios económicos que la venta de la revista nos da la libertad que tenemos en Mongolia.

El humor, la sátira… ¿permite informar de temas que los grandes medios ocultan o minimizan?
E.G.: Serviría para llamar la atención sobre noticias que pueden pasar desapercibidas y, en general, para proponer una enseñanza moral (sea cual sea la ideología) sobre un tema.
D.A.: En realidad para eso sirve el Reality News, la parte periodística y seria de Mongolia; la parte satírica, como dice Edu, puede reflejarlo, pero esa es la función específica del Reality y por eso tenemos esas 10 páginas de periodismo independiente.

¿Dónde está el límite?
E.G.: ‘El límite’ está en un disco de ‘La Frontera’ de 1989 que se titula ‘La rosa de los vientos’.
D.A.: El límite está en que si a alguien no le gusta un tipo de humor que no lo compre.

“En estos tiempos, donde la libertad de expresión se cerca por la derecha y la izquierda, es un honor recibir un premio que la represente”

Un Premio a la Libertad de Expresión significa mucho, ¿no?
E.G.: Sí, estamos muy agradecidos de que Avuelapluma nos dé este premio en Cáceres, además precedidos por tanta gente que admiramos. En estos tiempos extraños, donde la libertad de expresión se cerca por la derecha y la izquierda, siempre es un honor recibir un premio que la represente.
D.A.: Totalmente de acuerdo con Edu, además, la sátira y el periodismo libre son los dos signos más claros de la libertad de expresión, porque el sentido del primero es ofender para cuestionar y el del segundo es el incomodar desvelando verdades, y justamente ahora el gran peligro para la libertad de expresión pasa porque se quiere controlar, no lo que tiene de bonito, sino justamente lo que tiene de incómodo y ofensivo.

No parece que la libertad de expresión goce de buena salud…
E.G.: No creo que nunca gozase de demasiada salud, salvo en algún momento en, por ejemplo, USA durante los 70 o en una cierta España (Madrid) durante unos segundos en los 80.
D.A.: Es cierto, y también que todos esperábamos que fuera mejorando desde aquellas épocas hasta ahora y, por el contrario, está retrocediendo a tiempos anteriores.

¿Qué habría que cambiar?
E.G.
: Habría que entender qué es verdaderamente la libertad de expresión, pero eso requiere leer y no estamos tan dispuestos, en los días que corren.
D.A.: Sin duda, cada vez leemos más: mails, WhatsApps, mensajes de texto…, pero menos en el sentido profundo de la lectura, de leer y pensar, permitirse dudar y cuestionarse cosas, discutir con uno mismo a través de libros con ideas que no te habías planteado. Y el problema es que la abundancia de lectura intrascendente que necesitamos para la comunicación actual, y que es fundamental para el trabajo y las relaciones personales, nos resta tiempo para esa otra lectura que es individual y que te hace pensar y desarrollar la razón. En resumen: estamos jodidos…

¿Cómo ven el futuro para la profesión?
E.G.: Es una profesión que siempre ha sido muy complicada por los lugares donde se mueve. Si no ves un futuro difícil y con muchos retos, mejor dedícate a la prueba de suavizantes.
D.A.: Sí, totalmente de acuerdo con Edu. Nosotros no hacemos humor, hacemos sátira, y el riesgo es el precio a pagar por esta profesión. Y el riesgo va de lo legal a lo físico. Pero la sátira siempre ha existido, incluso cuando no había democracias. La sátira es un género que florece bien en tiempos difíciles.

¿Algún nuevo proyecto en mente?
E.G.: Ir al cine con Esperanza Aguirre para llorar juntos durante algún dramón.
D.A.: Seguir molestando.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here