La primera fase del nuevo hospital estará lista para empezar a funcionar a mediados del próximo año. “Tendrá que estarlo”, haría constar el director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Ceciliano Franco, pues según reconoció abrirla “se hace ya muy necesario” por razones asistenciales, de infraestructuras y económicas, pero es que además, añadiría, estas obras están financiadas en parte por fondos Feder de la Unión Europea “y es obligatorio cumplir unos plazos para no comprometer la financiación”.

Por ello, y en base la evolución de la obra, los plazos marcados son que en el primer semestre del próximo año esté terminada y empezar a montar los equipos en la primavera para abrir en el segundo semestre, aseguró Franco, que matizó que una vez se haya realizado el equipamiento “se decidirá con los profesionales si la apertura se realiza de forma progresiva o en un solo tiempo”.

La intención es dar continuidad a las obras y por ello la Junta trabaja ya en la licitación de la redacción del proyecto de la segunda fase

“Es lo que queremos, estar ya allí en esas fechas trabajando y dando buenos servicios a los ciudadanos de Cáceres y de la provincia”, algo para lo que manifestó es necesaria la colaboración de todas las administraciones implicadas en el proyecto, a las que hizo un llamamiento “para que no se pierda la oportunidad de contar cuanto antes con este proyecto sanitario que dará servicio a toda la provincia”.

Razones para su apertura

Ceciliano Franco insistió en hacer constar que hay “muchas razones para abrir la primera fase del hospital”, para seguidamente enumerar algunas de las más importantes. Así, y en referencia a las de índole asistencial, recordó que el Hospital San Pedro de Alcántara se colapsa cuando aumenta la actividad quirúrgica o también, por ejemplo, cuando sufre un brote de gripe y crece la hospitalización. “Se necesitan más salas de exploración o quirófanos, pero este hospital no tiene espacio para ello y lo que no vamos a hacer es explorar a la gente en los aparcamientos”.

En lo que se refiere a infraestructuras, la urgente necesidad de abrir la primera fase del nuevo hospital la justificó el director gerente del SES en los problemas que están sufriendo los dos hospitales de Cáceres (San Pedro de Alcántara y Virgen de la Montaña), “con numerosos casos de desperfectos” y cada vez más frecuentes.

El SES se plantea cerrar el Virgen de la Montaña cuando se abra el nuevo hospital y trasladar Geriatría, Alergia y Salud Mental al ‘San Pedro’

Y “sumamente importante” es también la razón económica, añadió Franco, que insistió en recordar que la obra se ha realizado con fondos europeos “y cuando se ceden fondos se hace con un proyecto definido que tiene que estar en funcionamiento en una fecha concreta, no solo para mostrarlo en un anaquel; el proyecto tiene fecha final y tenemos la responsabilidad de concluir esta primera fase”.

Continuidad en las obras

El máximo responsable del SES, que hizo estas declaraciones tras la reunión que junto con el jefe del Área de Salud de Cáceres, Francisco Calvo, y a petición del grupo municipal del PSOE, mantuvo en Cáceres con su portavoz Luis Salaya y la concejala Belén Fernández, se comprometió además a acelerar la segunda fase.

Informó en este sentido de que la Junta de Extremadura ya está trabajando en la licitación de la redacción del proyecto de esa segunda fase, por lo que podría estar adjudicada a lo largo de 2018 y licitada a finales, “con lo que habrá continuidad en las obras”, señaló.

Sobre el Virgen de la Montaña indicó que una vez que el nuevo hospital empiece a funcionar el SES se planteará su cierre, “porque es una estructura muy obsoleta”. La idea, concluyó, es trasladar las especialidades de geriatría, alergia y salud mental a los espacios que quedarán libres en el San Pedro, y los quirúrgicos, como cirugía plástica, oftalmología y algunos otros, al nuevo.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here