La historia de la ciudad a través de 50.000 fotografías puede ser consultada en el Palacio de la Isla después de meses de trabajo en los que se han digitalizado miles de instantáneas del archivo de la ciudad que van desde 1867 hasta el año 2011. Así, la nueva fototeca ha culminado este proyecto que también ha incluido la clasificación por temas y la creación de una base de datos que puede consultarse únicamente en la sede del archivo, ya que no están disponibles a través de Internet para salvaguardar derechos de autor y cumplir con la Ley de Propiedad Intelectual.

La alcaldesa de la ciudad, Elena Nevado, el archivero municipal, Fernando Jiménez Berrocal, y Eugenio Barrado, en representación de Caja Duero, presentaron esta semana la Fototeca y la sala de consultas, que está situada a la entrada del palacio y en la que se han invertido 8.500 euros para acondicionarla y en la compra de mobiliario y material técnico.

En ellos se puedan encontrar unas 5.500 fotografías del archivo del cronista Juan Ramón Marchena Pérez (Cáceres 1918-2001), que fue jefe de protocolo de 13 alcaldes cacereños, y cuyos familiares cedieron su colección fotográfica al ayuntamiento hace unos años.

“Todo el que quiera puede llevar sus fotos antiguas a este archivo”

También hay unas 5.000 fotos del área de Festejos con imágenes la primera feria que se celebró en 1896 en el parque del Rodeo, o el cartel de la primera corrida de toros que se celebró en la Era de los Mártires, en 1846.

El Sistema de Información Geográfica (SIG) ha aportado unas 28.500 instantáneas, que se suman al millar que recogen diversas actividades municipales o las 6.500 que han plasmado la actividad diaria de los tres últimos alcaldes como Carlos Sánchez Polo, José María Saponi y Carmen Heras.

Historia en imágenes

“La fotografía ya no es la hermana pobre de la investigación, sino que se ha convertido en un documento histórico de primer orden y por eso se hacía necesaria la creación de esta fototeca para recuperar, preservar y asegurar la supervivencia de estas fotos en el tiempo”, afirmó el archivero municipal. También aclaró que las fotos podrían ser consultadas, pero para usarlas en algún trabajo de investigación o algún libro había que pedir permiso a sus autores en aquellos casos en los que no fueran propiedad municipal.

Por su parte, la alcaldesa subrayó que muchos fotógrafos y cacereños anónimos han cedido sus trabajos con el objetivo de que el proyecto sea vivo, pues además, todo el que quiera puede llevar sus fotos antiguas al archivo para que se digitalicen y pasen a formar parte de este proyecto colectivo. El original, por supuesto, será devuelto a sus propietarios.

“Esperemos que esta fototeca siga creciendo”, aseguró el archivero municipal a la vez que indicó que estas imágenes pueden servir para investigadores o medios de comunicación, pero también a sociólogos que podrán comprobar la evolución urbanística de la ciudad y también de sus gentes. A través de estas imágenes se puede ir explicando y desgranando la historia de Cáceres sin necesidad de acudir a documentos escritos porque “una imagen vale más que mil palabras”, recordó Jiménez Berrocal para quien, en este caso, “la chuleta es la imagen”.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here