MENU

La DOP Torta del Casar facturó en 2016 casi 4,8 millones de euros y certificó 294.371 kilos

La demanda del formato pequeño aumenta y se estudian nuevos mercados, como Oriente Medio, para ampliar las exportaciones.

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Torta del Casar certificó la pasada campaña 294.371 kilos de queso, de un total de 371.050 producidos. En total, el número de unidades certificadas aumentó más de un 3%, ya que se alcanzaron las 537.295 frente a los 518.081 de 2015, mientras que la facturación, con 4.795.058 euros, fue similar.

Son datos del balance 2016, que también refleja que dicho año se cerró con 29 ganaderías inscritas en la DOP, 16.900 cabezas de ganado y siete industrias en producción certificada. Los daba a conocer el Consejo Regulador de la DOP Torta del Casar cuyo presidente, Ángel Juan Pacheco, indicaba que, desde el punto de vista del sector suministrador de leche, “2016 ha sido un año de ajustes, con algunas ganaderías que han disminuido sus ovejas, pero con la incorporación de pequeñas explotaciones cuyos titulares venían del vacuno”.

Extremadura, Madrid y el arco Mediterráneo son las zonas históricas de mayor venta 

Y ante este hecho, Pacheco destacó “el esfuerzo que han hecho estos ganaderos en un año difícil para la DOP”, ya que se perdió una ganadería que suponía el 10% de la producción lechera. Pero esta ausencia, añadió, “se ha suplido con la incorporación de otras ganaderías de menor formato”, algunas surgidas tras el primer curso de la Escuela de Pastores que se desarrolló el año pasado en Casar de Cáceres, cuna de la Torta del Casar.

Formatos y mercados

Respecto a los formatos, el director gerente del Consejo Regulador, Javier Muñoz, explicó que continúa “el imparable crecimiento del formato pequeño”, que aumentó más de un 22% respecto a 2015 (de 263.056 unidades en 2015 se pasó a 323.157 en 2016), mientras que los otros dos formatos, mediano y grande, “acumulan descensos” en este período. “Es una tendencia de los mercados que si bien permite llegar a más consumidores, y por tanto ampliar los mercados, para las queserías supone un trabajo añadido en control de calidad, pues los formatos pequeños requieren mucha más atención que los grandes”, señaló Muñoz.

En cuanto a la distribución, la proporción comercializada en el territorio nacional sigue siendo mayoritaria, con un 96,5%, frente a poco más del 3% en el exterior; concretándose respecto al mercado nacional que éste, con 284.270 kilos, se ha distribuido de la siguiente forma: 109.528 kilos en Extremadura, 83.004 en la Comunidad de Madrid, 51.985 en Cataluña y la Comunidad Valenciana, 15.257 en Andalucía; 13.925 en el País Vasco y Galicia, y 10.570 kilos en el resto de España. Según Muñoz, esta distribución de las ventas ha variado algo respecto a 2015, con aumentos en Extremadura, Madrid y el arco Mediterráneo, que son “las zonas históricas de mayor venta”.

Y respecto a las exportaciones, se comercializaron 10.101 kilos en mercados exteriores (un 5% más que en 2015), de los que 6.651 kilos se vendieron en Europa, 2.228 kilos en el área de Estados Unidos, Canadá y Latinoamérica, y los 1.222 kilos restantes en otras zonas del mundo.

Muñoz insistió en hacer constar que la exportación “es compleja”, tanto “por las características de la Torta del Casar” como “porque el consumidor no conoce cómo se debe abrir el queso”, pero de todas formas, añadió, “este año se han abierto nuevas áreas de distribución, especialmente en medio oriente, un mercado muy interesante si se logra consolidar a medio plazo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: