DSC_6426

“La cultura audiovisual es un bien esencial de la sociedad y como tal debería protegerse”

 

Making DOC es una productora y consultora de cine pacense, especializada en cine documental y social branded content. ‘Walls (Si estas paredes hablasen)’ ganó el Goya al Mejor Cortometraje Documental.

 

El audiovisual es un área profesional complicada, que supone asumir muchos riesgos. ¿Cómo está el sector en España y en Extremadura?

La situación del sector audiovisual en España no es fácil. Para los creadores con talento es complicado conseguir productores que apuesten por sus películas y para los productores no es fácil conseguir financiación y distribución para sus proyectos. Los productores podemos asumir riesgos, pero al igual que sucede en otros países necesitamos el apoyo de las instituciones, los canales de televisión y el público para ser más fuertes. La cultura audiovisual es un bien esencial de la sociedad y como tal debería protegerse.

 

¿El Goya ha supuesto un verdadero impulso para la productora o este tipo de premios no son un revulsivo para los cortometrajistas?

Nosotros creamos Making DOC en 2010 y en estos cinco años hemos trabajado mucho para conseguir los objetivos que nos habíamos marcado en nuestros inicios. Durante este tiempo muchas personas, entidades, instituciones, festivales, etc, han confiado en nosotros y esperamos seguir contando con su confianza para seguir creciendo. El Goya nos ha servido para que más personas conozcan a Making DOC, conozcan nuestras películas, cómo trabajamos. Nuestro objetivo es seguir contando historias que merezcan la pena ser contadas.

 

Como productora audiovisual supongo que siempre estaréis buscando proyectos nuevos que desarrollar. ¿Qué deriva toma ahora Making DOC?

Estamos ahora mismo presentando nuestro último documental “Boxing for Freedom” en festivales. Es un largometraje sobre la mejor boxeadora de Afganistán, Sadaf Rahimi, y su lucha por conseguir ser una mujer libre. Una lucha que la ha convertido en un referente para muchas jóvenes afganas. El documental se estrenó el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en el Festival Internacional de Derechos Humanos de Ginebra. En España ha recibido la Biznaga de Plata en el Festival de Málaga y está seleccionado en DocumentaMadrid.

Acabamos de terminar otro documental “Arte por prescripción” que sigue la evolución de enfermos de Alzheimer y Corea de Huntington en talleres de musicoterapia, fotografía y lectura. Una experiencia pionera que se llevó a cabo durante ocho sesiones en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid para comprobar la efectividad de las terapias no farmacológicas.

Y ahora mismo estamos produciendo, junto a Medicusmundi Catalunya, el documental “Kafana” (Basta Ya) sobre la situación insostenible del pueblo saharaui en los campamentos de refugiados de Argelia. Después de 40 años de exilio forzado en el desierto argelino el pueblo saharaui ha sido capaz de levantar un Estado al que sólo le falta recuperar su territorio, el Sahara Occidental.

 

España exporta muy poco producto audiovisual e importa gran material procedente (en su gran mayoría) de EE UU. ¿Cómo valoráis este aspecto en un escenario en el que el sector audiovisual explora nuevos modelos de negocio?

La situación difícil del sector audiovisual ha obligado a los productores a buscar nuevos modelos de negocio como el crowdfunding, el transmedia, los interactivos, el cine low cost… Creo que al final lo importante es saber quiénes somos como productora, qué queremos contar en nuestras historias y a quién se lo queremos contar. En España hay mucho talento y se están realizando muy buenas producciones audiovisuales que pueden competir en cualquier mercado internacional.

Eduardo Villanueva /


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here