La semana pasada Pablo Motos desveló, al parecer, en un descuido pactado, que la serie ‘La Catedral del Mar’, que se rodó durante semanas en Cáceres, se estrenaba el miércoles, generando una expectación a la altura de la que suscitó en su día la novela de Ildefonso Falcones en la que se basa la ficción, de la que se han vendido más de 6 millones de copias en el mundo.

El pasado miércoles, dos de los actores protagonistas de la serie, Daniel Grao y Aitor Luna, visitaron El Hormiguero y nada más presentarles, Motos afirmó “Bienvenidos y gracias por estar aquí para hablarnos de ‘La Catedral del Mar’ que por fin se estrena el próximo miércoles 23 de mayo…”. Tras estas palabras, los actores se miraron incrédulos y le preguntaron a Motos si tenía permiso para soltarlo, él no lo aclaró, pero ya no había vuelta atrás, estaban en directo.

 

Esta noticia vuelve a colocar a Cáceres en el mapa gracias a la pequeña pantalla y es que, efectos de postproducción aparte, los espectadores podrán identificar a la ciudad en una buena parte de la trama de la serie.

Un plató histórico

Cáceres ha sido en sucesivas ocasiones un plató de cine. Pero lo cierto es que su casco histórico llevaba sin acoger un rodaje desde 2013, cuando Diagonal TV decidió rodar en la capital cacereña y en Plasencia secuencias de la serie histórica de TVE ‘Isabel’. Tres años después, en septiembre de 2016 el equipo de Diagonal TV desembarcó en Cáceres para convertir la plaza de Santa María en la Barcelona del siglo XIV.

Los trabajos se prolongaron durante dos semanas y durante esos días, además de los muchos extras que colaboraron en el rodaje, los actores de la serie, Aitor Luna, Daniel Grao, Michelle Jenner o Andrea Duro se pasearon por las calles del casco histórico. Además, esas mismas calles se llenaron de andamios y decoración de la época con el objetivo de simular la construcción de la basílica Santa María del Mar de Barcelona. La piedra debía ser más gris y así se cubrió la fachada de la concatedral, con el pórtico en la zona que linda con el Palacio Provincial.

Si ese rodaje recordaba al de la serie de Isabel la Católica, muchos años antes, la ciudad ya había presentado muchos paisajes cacereños donde buscar a Isabel la Católica, muchos años antes, Cáceres ya había presenciado cómo estrellas de la talla de Alain Delon y Alberto Closas se paseaban por el casco histórico de la ciudad, cuando España apenas era una estampa de posguerra.

Antes de que se volviera a desatar la euforia con el desembarco de la nueva serie de la niña mimada del Hollywood catódico –Shonda Rhimes, autora de la almibarada pero efectiva ‘Anatomía de Grey’—Cáceres ya combinaba superproducciones como ‘Tulipán negro’, protagonizada por Delon y Virna Lisi, con rodajes amateur de los creadores de cineclubes. Posteriormente, llegaron ‘La lozana andaluza’, ‘Los señores del Acero’, ‘1492: la conquista del paraíso’, ‘La Celestina’ y ‘Teresa, el cuerpo de Cristo’, entre otras.

Aunque la que más ruido mediático suscitó fue la cinta de Ridley Scott (que resultó un fracaso a nivel de taquilla y de crítica). En la Plaza de San Jorge (ajena en aquella época a las polémicas de los eventos culturales) desembarcaron el 2 de diciembre de 1991 Gerard Depardieu, Ángela Molina, Fernando Rey, Armand Assante y el cineasta británico, que echó mano de hasta 2.000 figurantes cacereños y transformó, durante 15 días, la ciudad monumental en la Granada de Colón. Durante semanas se acotó la ciudad monumental para convertirla en un escenario del siglo XV.

Sin duda, el premio gordo de las series fue Juego de Tronos, que en el última temporada, hasta la fecha, fue protagonista en varios de los capítulos. La ciudad se convirtió en Desembarco del Rey y los Barruecos fue un escenario clave.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here