MENU

Equinocio de primavera

La BRUJA CIRCE /

Festividad de la diosa de la fertilidad, asociada al comienzo de la primavera o del despertar de las fuerzas germinativas. Entre los griegos es Perséfone (Kore).

Perséfone era una joven doncella de largos cabellos oscuros y piel blanca. Un día mientras recogía narcisos en un prado se encontró con Hades, señor del Submundo. Este quedó totalmente prendado de la joven y la secuestró. Deméter, diosa de la Tierra y madre de Perséfone, no pudo soportar el dolor de perder a su hija de una manera tan vil, y ese dolor provocó que el invierno y la muerte llegaran a la Tierra. Después de un intenso y crudo inverno los dioses tuvieron que hacer un pacto. Perséfone podría regresar del submundo, donde permanecía cautiva, durante seis meses, pero los otros seis tendría volver junto a Hades. Así cuando la joven Perséfone reaparece Deméter celebra el regreso de su hija haciendo que la Tierra florezca y se llene de vida, y cuando llega la hora de volver al inframundo el otoño y la tristeza se apoderan del mundo y del corazón de Deméter.

Entre los pueblos indoeuropeos Ostara es la representación de las fuerzas femeninas generadoras. Ostara se puede vincular a Eostre y a la diosa griega del amanecer Eos, o la Aurora de los romanos. También con Austri, que es el “espíritu de la luz”.

Para mi Ostara, es una de las ocho festividades de la rueda del año relacionada con rituales y fiestas diurnas en la que danzamos de alegría porque se marca el fin del invierno y de una época oscura. Celebramos el renacimiento de la luz, una tradición heredada de las antiguas festividades que hoy tienen su ser bajo el manto de alguna virgen. No olvidemos que las vírgenes permanecen encerradas todo el invierno y salen en procesión en primavera para bendecir a sus adeptos. Para atraer la alegría, la fertilidad y la suerte se representa el renacimiento de la naturaleza con el huevo, así cuando regalamos huevos de pascua, ofrecemos nuestros buenos deseos. Es una bonita fiesta para los niños en la que adornamos jardines con cintas de colores, narcisos, luces y cestas llenas de frutas con nueces y piñones, monedas de chocolate y huevos. Feliz fiesta de la primavera. Yo pediré a la Madre que nuestras vidas se llenen de abundancia y de días felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: