La bruja Circe

En ocasiones sentimos que no avanzamos o vamos demasiado lento para nuestros deseos. Es natural que esas etapas nos hagan sentirnos sin energía, pero tenemos que superarlas o caeríamos en una enfermedad emocional y mental que robará nuestras fuerzas.

Recuerda la preocupación es un mal mortal que causa muchos problemas. La persona que sufre de preocupación tiene una actitud pesimista, siempre espera un desastre, no disfruta de la vida y aunque logre sus metas y objetivos no se sentirá satisfecho porque siempre anticipa su fracaso y eso la enferma, crea insatisfacción, quejas y depresiones La enfermedad y la salud se conciben opuestos, son los dos extremos que definen el bienestar personal.

Salud es un estado de relativo equilibrio entre todos los sistemas orgánicos, emociones y energía de modo que el individuo pueda cumplir sus funciones. Enfermedad es la ruptura de ese equilibrio. Revisar el tipo de emociones que albergamos en nuestro interior, quejas, resentimientos, reproches, comprendiendo que con esa información trabajan las células de nuestro cuerpo nos ayuda a estar sanos.

Si enviamos odio, ellas recibirán odio y competirán entre sí, incluso se atacan, si enviamos amor, equilibrio, alegría, ayudaremos a nuestra sanación. La queja te conecta con campos de baja energía que te debilitan, te hacen vulnerable a enfermedades, a las malas vibraciones, conflictos sociales y carencias. Por el contrario, si vives con gratitud, te conectas a campos de alta energía, en los niveles donde se desarrolla el poder personal. Abandona la queja y agradece y mejoraras tu vida.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here