Nació en Cáceres hace 50 años (26 de enero de 1967), es licenciada en Derecho y Máster en Asesoría Jurídica de Empresas y en Liderazgo y Gestión Pública, y además de alcaldesa de Cáceres es vicepresidenta de la Comisión de Hacienda y Financiación Local de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), presidenta del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, miembro de la dirección de la Red de Juderías… Y en su partido, presidenta de la Junta Local, y miembro del Comité Ejecutivo y la Junta Directiva Regional.

Sólo enumerar sus cargos parece demasiado trabajo ¿Cansada?
En absoluto, todo lo contrario, es apasionante tener retos y responsabilidades políticas. Cuando un político cree con pasión en lo que hace no le pesan las responsabilidades.

Pero ya sólo ser alcaldesa debe ser bastante lío, ¿le compensa?
Claro que compensa. Yo siempre he dicho que es todo un privilegio ser la alcaldesa de mi ciudad. Es todo un honor, aunque es verdad que también es una enorme responsabilidad, y hay que ser muy consciente de ello. Pero no es una carga, pues además tienes al lado a un equipo que, en mi caso, es muy responsable, muy trabajador; también a todo un partido detrás que respalda; y, obviamente, a todos los trabajadores del Ayuntamiento, que en el día a día es fundamental.

Estamos llegando al ecuador de la legislatura, ¿satisfecha?
Muy satisfecha, porque en estos dos años hemos sido capaces de hacer muchas cosas, cosas que cuando llegamos la primera vez a este ayuntamiento eran imposibles, pues la situación económica era desastrosa, y sin dinero no se pueden satisfacer las demandas de los ciudadanos. A aquella situación le hemos dado la vuelta y ahora hay esperanza, ahora somos beneficiarios de numerosos proyectos que van a transformar en positivo la ciudad. En estos dos años ha cambiado mucho lo que somos y, sobre todo, lo que vamos a ser.

“En estos dos años de legislatura ha cambiado mucho lo que es Cáceres y, sobre todo, lo que va a ser”

¿Qué destacaría de estos dos años como positivo?
Esa transformación que va a ser posible gracias a un trabajo previo, muy intenso, tanto político como técnico, que nos ha llevado a ser beneficiarios de convocatorias que otras ciudades no lo han sido, como del Proyecto Red.es del Ministerio de Industria, al que concurrieron 111 ciudades y solo 14 logramos la financiación, y ello por la seriedad y, sobre todo, por la credibilidad.
Hemos sido también beneficiarios del proyecto de desarrollo urbano sostenible, que de aquí al 2023 va a suponer un revulsivo en nuestra ciudad en materia de inversión, con 20 millones de euros. Obtenido también recursos a través del proyecto Cáceres Patrimonio Inteligente, que nos va a inyectar casi 4 millones de euros para hacer una ciudad modelo en materia de gestión sostenible del turismo. No hay que olvidar que casi 700.000 turistas vinieron a Cáceres en 2016, y ser un referente en materia de innovación, de gestión del turismo, es importantísimo.
Podemos decir que Cáceres es hoy una ciudad modelo para el resto de España en muchísimos aspectos, y cuando uno tiene el honor de liderar todos estos proyectos, de poder llevarlos adelante y de cambiar la ciudad en positivo, es realmente muy satisfactorio.

¿Y como negativo?
Haber encontrado muchas dificultades, sobre todo al inicio, para que se entendiera nuestro proyecto. Pero yo creo que al final la dificultad se convierte en virtud, que hablando se entiende la gente, aunque sí que es verdad que a veces resulta difícil tener la agilidad suficiente como para sacar adelante proyectos que sí hubiésemos liderado, como por ejemplo los toros. Esta ciudad siempre hubiera tenido toros con un gobierno del PP en mayoría, y no fue posible. Nosotros estamos convencidos de que es un recurso muy importante, pero esto es algo que no ha entendido la oposición y quizás si hubiésemos tenido una mayoría más holgada… Pero bueno, al final el diálogo y el consenso sí son importantes, el pluralismo en política siempre es positivo, y con todo yo creo que hay más aspectos positivos que negativos.

“Lo único que me preocupa es la ciudad, poder ejecutar los proyectos que hemos impulsado”

Algunas decisiones, como ampliar la zona azul, subir el autobús…, han motivado fuertes críticas. En general, ¿cómo ve usted a los ciudadanos, contestos o descontentos con la actual corporación?
En general creo que están contentos, pues los ciudadanos lo que demandan de sus gobernantes es que gobiernen, pues les eligen para gobernar, para tomar decisiones, para que dialoguen y saquen adelante proyectos importantes para su ciudad. Es obvio que no se puede contentar a todos, pero en general creo que la mayoría está conforme con lo que estamos haciendo.
De todas formas he de decir que hay muchos que no nos han votado, como los militantes y simpatizantes de Podemos, que donde gobiernan no hacen las críticas que hacen al PP en una ciudad como la nuestra; de hecho, no conozco una ciudad con más zona azul y más cara que Madrid, y no he visto que se polemice con las medidas que se están adoptando allí.

“Cáceres es hoy una ciudad modelo para el resto de España en muchísimos aspectos”

¿Las relaciones con Ciudadanos…, las que esperaba?
Poco a poco creo que se están madurando las posiciones. Cuando uno llega se tiene mucha ambición, no se conoce la Administración… y eso ha pasado aquí con muchos de los concejales, de todos los signos políticos, que formamos parte de la corporación. Pero cuando se va tomando cuerpo de donde se está, de como funciona una Administración, que no funciona igual que una empresa, aunque a algunos nos gustaría, las cosas se van normalizando.
La relación en este momento es muy fluida, de permanente contacto con Ciudadanos a través de los portavoces de las Comisiones más fuertes y, sobre todo, del portavoz del Gobierno, que es quien tiene que liderar ese diálogo permanente, siempre consensuado con el grupo y, por supuesto, con la alcaldesa, que es la que tiene la responsabilidad de la toma de decisiones última.

¿Y con la Junta?
Son las que tienen que ser. Es decir, Cáceres tiene que reivindicar las inversiones que entiende que se merecen, y yo lo que le traslado a la Junta, como portavoz que me siento de todos los cacereños, es lo que a mí me dicen los cacereños; lo que le traslado al Gobierno de turno, tanto en la anterior legislatura como en esta, es lo que queremos que se haga aquí. Es cierto que tenemos la sensación de que la Junta tiene a Cáceres ubicada en otra Comunidad Autónoma, y yo le traslado ese sentir, y le pido lo que creo que es justo en inversiones educativas, sanitarias… Y es lo que voy a seguir haciendo, reivindicando aquello que me piden los ciudadanos y que yo como alcaldesa de la ciudad debo transmitir.

“Tenemos la sensación de que la Junta tiene a Cáceres ubicada en otra Comunidad Autónoma”

Actuaciones pasadas, actualidad, y el futuro ¿cómo lo ve? ¿Cuáles cree que deben ser las líneas de actuación para los dos años que restan de legislatura?
Lo fundamental, materializar todos los proyectos que tenemos. Hemos aprobado un presupuesto de consenso, pensado para todos los cacereños y todos los barrios, participativo, y ahora a lo que nos tenemos que dedicar es a ejecutar esos presupuestos, a ejecutar esos proyectos que tienen, además, el sello de nuestro compromiso electoral y responden a un programa que es nuestro contrato con la ciudadanía y que, además, se amplía con la concurrencia del resto de partidos con los que hemos llegado a acuerdos. Tenemos que dedicarnos, en definitiva, a trabajar por la ciudad, que es al final para lo que estamos aquí los 25 concejales del Ayuntamiento.

¿Y algún proyecto concreto que le gustaría ejecutar siendo alcaldesa?
El DUSI, la ampliación del parque del Príncipe, la conexión de la ciudad monumental con el resto de la ciudad, del casco histórico con nuestra ciudad más moderna y urbana; la ampliación de ese corredor verde que es un pulmón de impulso también a nuevos proyectos de trabajo basados en el medio ambiente…; y desde luego mi sueño es que los cacereños tengan trabajo en su tierra y que esto podamos conseguirlo entre todos.

Es consciente de que gobierna gracias a un pacto, ¿esto le preocupa?
En absoluto. A mí lo que me preocupa es la ciudad, los proyectos conseguidos, impulsar esas inversiones y que el día de mañana podamos tener la satisfacción de haber logrado esa importante transformación de la ciudad, de haberla hecho posible. No se puede gobernar con miedo, hay que gobernar con ilusión.

Pero, ¿cree que terminará la legislatura o teme perder la Alcaldía?
Yo estoy convencida de que terminaré la legislatura.

“Con un gobierno del PP en mayoría esta ciudad siempre hubiera tenido toros, y no fue posible”

Y en 2019 ¿se ve candidata?
Ahora no toca hablar de esto, queda tanto tiempo… Lo único que puedo decir es que siempre he estado a disposición de mi partido y que para mí, además, es un honor y un orgullo que se deposite esa confianza en mi persona. Mi única obsesión en este momento es seguir trabajando por nuestra ciudad y seguir escuchando a los ciudadanos.

Lo que no parece es que vaya a dejar la política…
La verdad es que la política me apasiona, de no ser así no estaría en política, pero al igual que me apasionaba mi profesión cuando la ejercía. Yo creo que soy una mujer que se enamora de aquello a lo que se dedica, que lo hago con convencimiento, y creo que eso es lo que me da la fuerza para seguir adelante.

Isabel Bravo /


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here