El día más feliz de los niños necesitados del mundo será cuando el trabajo de UNICEF ya no haga falta. Por ello, si esta organización cerrara significaría que se cumplen todos los derechos de todos los niños de todos los lugares. Pero cerrar UNICEF es hoy por hoy, y por desgracia, un sueño, un deseo que para hacer realidad sigue siendo necesario el apoyo y la colaboración de todos.

Qué hacer entonces para seguir llamando la atención del mundo ante las que siguen siendo necesidades inaplazables de la infancia. La respuesta llegó con el lema de la campaña 2017, #CierraUNICEF, un anuncio que inicialmente despertó incertidumbre, sorpresa, temor…, pero que seguidamente consiguió despertar la atención y sensibilización que en definitiva buscaba.

Eran las nueve de la mañana de un martes cuando UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) España lanzaba el tuit #cierraUNICEF, hashtag que la organización utilizó también en su cuenta de Facebook. El breve pero inquietante mensaje, que se convirtió en viral, hizo saltar las alarmas y las reacciones de los usuarios, incrédulos unos, preocupados otros, no se hicieron esperar.

UNICEF no solo no puede cerrar, sino que aún requiere de mucho apoyo, pues “solo tenemos el 15% de lo que necesitamos”

Para tranquilidad de todos, desde la agencia de la ONU, con sede en Nueva York y presente en más de 190 países, se aclara. Se trata de una campaña publicitaria cuyo objetivo es “lograr una gran movilización de ciudadanos, empresas y administraciones para conseguir los fondos necesarios que permitan seguir poniendo en marcha programas a favor de la infancia y lograr, entre todos, un mundo mejor para todos los niños, en el que la labor de UNICEF ya no fuera necesaria”.

Pero cerrar UNICEF es un sueño aún lejano, pues aunque lleva trabajando desde hace más 70 años, aún tiene mucho trabajo que hacer, muchos retos por delante. Lo prueban los datos, las realidades inaceptables que aún se producen en 2017, como que 16.000 niños mueren cada día por causas evitables, 50 millones padecen desnutrición aguda, 168 millones se ven obligados a trabajar para ayudar a sus familias y 61 millones de niños de entre seis y once años no van a la escuela; y además, 535 millones de niños viven en países afectados por conflictos o desastres naturales, como son la guerra en Siria, la hambruna zonas de Sudán del Sur, el conflicto en Yemen, la violencia en Nigeria o la crisis de refugiados y migrantes.

Mucho por hacer

#cierraUNICEF, campaña que cuenta con el apoyo de muchas caras conocidas como Pau Gasol, David Bisbal, Marc Márquez, Nieves Álvarez, Eduardo Noriega, Eva González, Miguel Ángel Muñoz, Felipe Reyes o José Sacristán, es ciertamente un sueño; un sueño que para hacerse realidad #cierraUNICEF tiene que seguir #abiertaalascontribuciones.

Porque cerrar sólo es posible cuando ya no se es necesario, y UNICEF lo sigue siendo y mucho. Aún se necesitan las clínicas en las que ofrece asistencia a las mujeres embarazadas de los países en desarrollo y sus programas de alimentación y cuidados médicos para sus hijos, con los que han contribuido a que el índice de mortalidad infantil haya caído a la mitad desde 1990; o las escuelas a las que acuden 15 millones de escolares.

Aún mueren 16.000 niños cada día por causas evitables y 50 millones padecen desnutrición aguda

También se necesitan aún los equipos que trabajan para llevar agua potable y vacunas a las aldeas, realizar labores de atención a los menores desplazados por el terrorismo y las guerras, luchar contra las enfermedades y epidemias, continuar con las campañas de concienciación, prevención y control para evitar contagios en estos casos, trabajar en campañas de vacunación…

Queda aún mucho por hacer porque, lamentablemente, sigue estando muy presente la vulneración de los derechos de la infancia y la situación de desamparo de millones de niños en el mundo, porque las crisis humanitarias siguen siendo una trágica realidad.

Y para ello sigue siendo muy necesaria la solidaridad, el apoyo, porque según las cifras de la organización, “sólo tenemos el 15% de lo que necesitamos”, de ahí la necesidad de que la web #CierraUNICEF tenga que seguir abierta a las contribuciones.

Título de caja

Cerrar UNICEF, que lleva trabajando desde hace más de 70 años en más de 190 países, es una utopía porque aún hoy se mantienen realidades inaceptables como que:

Cada 5 segundos

muere un niño por causas que podemos evitar

 

28 millones

se han visto obligados a huir de sus hogares por la violencia

 

17 millones

sufren desnutrición aguda grave y sus vidas corren serio peligro


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here