El Seminario de Cáceres ha abierto sus puertas después de permanecer cuatro años cerrado, concretamente desde que en octubre de 2013 comenzaran unas obras que han concluido con una reforma integral para modernizar el edificio, y que han supuesto una inversión de unos cuatro millones de euros.

Las obras en el edificio, que no había tenido ningún tipo de rehabilitación desde que se construyera en 1954, se han acometido en tres fases. La primera se centró en realizar pozos de sondeo de geotermia, la segunda en la demolición de la tabiquería interior y la construcción de los huecos para ascensores, y la tercera en la modernización de las instalaciones con incorporación de aseos individuales en los dormitorios, adecuación de zonas comunes y realización de rampas de acceso para mejorar la accesibilidad del edificio.

De esta forma, el Seminario, situado en el barrio de Pinilla y con más de 60 años de historia, volverá a su actividad normal con todo preparado para acoger en sus instalaciones a unas veinte personas, entre seminaristas y profesores. En estos momentos hay ocho seminaristas en el Seminario Mayor, a los que se unirán tres más en este curso, mientras que en el Seminario Menor hay cinco chicos.

Su biblioteca y Archivo Histórico Diocesano estarán abiertos al público, como también las instalaciones deportivas

Estos años, durante las obras, han estado alojados en el centro de La Montaña los primeros y en un piso en el barrio de La Mejostilla los segundos.

Todos ellos disfrutarán ya este curso de las nuevas instalaciones que, entre otras cosas, cuenta con un novedoso sistema de refrigeración por geotermia que supondrá un ahorro en energía de unos 35.000 euros al mes.

Abierto a todos

El edificio del Seminario se encuentra en una parcela de 16.000 metros cuadrados y cuenta con una superficie útil interior de 7.500 metros cuadrados, que es la que se ha rehabilitado, ya que parte del edificio se alquiló hace años a la residencia de ancianos ‘Virgen de la Montaña’, cuyos pagos se han destinado a sufragar la obra.

Además de la rehabilitación y mejora de las instalaciones, una de las novedades ha sido la construcción de dos pistas de pádel, que se alquilarán al público en general para obtener fondos. Se han instalado en el antiguo campo de fútbol.

Y es el que el Seminario, según la información facilitada por el Obispado, pretende ser un edificio abierto a todos, y por ello su biblioteca de Filosofía y Teología tendrá un acceso directo desde la avenida Héroes de Baler, y se ha dispuesto además una sala de investigadores en la que se podrá acceder a los 40.000 volúmenes del Archivo Histórico Diocesano, que cuenta con una gran colección de libros antiguos.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here