MENU

El perdón y la prudencia

untitled-design-720x380

La BRUJA CIRCE

Me pregunta una conocida sobre el perdón. Perdonar no se hace por los otros, se hace por uno mismo. Al perdonar, comenzamos el proceso de liberarnos del que nos ha hecho daño, pero no quiere decir que seamos tontos e ignoremos la señales de peligro, al contrario, seria una mala acción contra nosotros mismos permitirnos que esa persona volviese a nuestra vida y somos responsables de nuestro bienestar.

Como el campesino que intentado liberar una cobra, casi le cuesta la vida. Entiende que es la naturaleza de la cobra, que ella ignoraba que esa persona quería liberarla y que el daño fue consecuencia de no haber medido la peligrosidad del animal. Entiende también que en adelante se alejará en lo posible de cualquier cobra y naturalmente tras la experiencia se pondrá nervioso si intuye su presencia y desde luego no permitirá que se acerque a su casa ni a sus tierras aunque para ello tenga que tomar medidas. Lo que no quiere decir que no le parezcan hermosas y fuertes, pero ha comprendido su peligro.

De ese mismo modo, cuando nosotros topamos con alguien que por furia, desprecio, venganza, por una mente alterada o por cualquier otra causa, nos ha hecho daño, regodearnos en el daño no nos libera, nos libera perdonarnos por ser tan ingenuos o tan descuidados y perdonar esa acción que forma parte de la naturaleza de esa persona. Eso nos hace libres y suaviza el dolor poco a poco, pero también al hacerlo de forma consciente nos mantiene atentos que esa naturaleza será siempre peligrosa y que aunque se trate de nuestra suegra, si permitimos que actué antes o después intentara hacernos daño, tendrá un ataque de furia y no le importará nadie, o en su propia desesperación nos arrastrara.

Por eso es razonable alejar a esa persona de nuestras emociones y si es posible de nuestra vida, estamos en nuestro derecho de mantener un espacio emocional saludable y seguro, libre de daños, vampiros emocionales o personas toxicas.

Y sí amiga, sea la persona que sea, tu antiguo amor, tu familiar, tu jefe, limita todo lo que puedas el acceso a tu vida, que continué su camino con tu perdón pero sin exponerte a futuros daños y si es tu esposo o esposa o relación, que una y otra vez te produce daños, no olvides que eso es un maltrato y el que te hace daño no te ama, no pongas escusas, si tiene un psicopatía necesita tratamiento, si es de carácter o por control de la ira, lo que le pasa en cualquiera de los casos es falta de respeto por ti y seguramente por todos los demás y si lo haces por miedo, cuanto mas miedo tengas tu, mas fuerza le das y mas sensación de ser invulnerable.

Mi consejo, si has recibido daños perdónate, porque eso te libera, perdona al otro porque no sabe ni puede ser otra cosa, pero, por muy bonita que sea una cobra, no la dejes suelta por tu casa, incluso si le quitas los dientes atraerá a una pareja a tu entorno que te dañara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: