horas_extraordinarias

Versos del insomnio /
Víctor M. Jiménez

En la oquedad de un bostezo
se cobija el ladrón que roba mis horas
para hacer juegos malabares
sobre la linde difusa de la razón.

Aguardo su asedio
cuando la glándula esparce la droga
en los suburbios del alma.

Mis vértebras son su escalera
y no hay más defensa que un parpadeo
de mis ojos ateridos.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here