El Complejo Hospitalario de la ciudad ha creado la Unidad de Neurocirugía Funcional, integrada por un equipo de neurocirujanos, neurólogos y neurofisiólogos del Hospital San Pedro de Alcántara y centrada principalmente en la enfermedad de párkinson, lo que evitará a los 2.500 extremeños que la padecen tener que desplazarse a otras comunidades para ser tratados.

Así lo haría constar el consejero de Sanidad, José María Vergeles, al señalar que esta unidad, que será de referencia regional, “evitará desplazamientos a otras comunidades de los pacientes extremeños” y la inversión necesaria, de más de 600.000 euros, añadiría, “es insignificante, porque lo importante es mejorar la vida de los enfermos y el equipo de profesionales que han constituido esta unidad”.

Integrada por un equipo de neurocirujanos, neurólogos y neurofisiólogos

Lo manifestaba así el consejero en la inauguración de la I Jornada Extremeña de Estimulación Cerebral Profunda, técnica neuroquirúrgica que consiste, básicamente, en estimular centros y circuitos neuronales situados en zonas profundas del cerebro (núcleo subtalámico, globo pálido, tálamo…) mediante la implantación de electrodos cerebrales conectados a un generador de campos eléctricos.

Su principal indicación es la enfermedad de párkinson avanzada, siendo ampliamente reconocida su utilidad clínica mediante multitud de ensayos científicos; pero su desarrollo progresivo ha permitido ampliar sus indicaciones a otras patologías, como la distonia severa, el temblor esencial o la psicocirugía (trastorno obsesivo-compulsivo o Síndrome de Tourette), “donde también es utilizada con buenos resultados”, señalaría Vergeles.

De hecho, dada la expansión de su uso y los resultados de su aplicación, la estimulación cerebral profunda se ha ido incorporando progresivamente a los servicios de Neurocirugía, y a partir de ahora estará en la cartera de servicios del Servicio Extremeño de Salud “con la mejor tecnología disponible”.

De momento, en la Unidad creada en el Hospital de Cáceres se empezará aplicando al párkinson, “y esa experiencia nos dirá más adelante si la ponemos en práctica en pacientes con temblores y movimientos anómalos de otras patologías”, concluyó el consejero.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here