El último diente de leche
Víctor M. Jiménez

Los cerdos se observan satisfechos:
¡el banquete está servido!

No perciben que la guarida
es un cebadero sin puertas.

Mientras devoran,
ungidos por la gula,
el lobo cuenta los días que faltan
para celebrar San Martín.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here