multi-dos

Los universitarios españoles son los que más sufren el subempleo, según datos de la EPA.

La tímida recuperación económica que vive España arroja una paradoja más que curiosa: frente a los millones de desempleados que siguen engrosando las listas del paro, el pluriempleo vuelve a subir. Aunque la clave no está en que ahora los puestos de trabajo vuelvan a niveles de antes de la crisis, sino que la precariedad y el subempleo obligan a esta situación a los trabajadores.

Se trata de una auténtica paradoja en un mercado laboral en el que el 22,3% de la población activa está todavía sin trabajo. Pero la realidad es que el pluriempleo (tener dos o más ocupaciones) ha vuelto a niveles de hace cinco años, y es una tendencia claramente ascendente, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

La economía española ha tocado fondo y, claramente, este dato supone un punto de inflexión. Según el retrato que hace la Encuesta de Población Activa (EPA), se trata en su gran mayoría de asalariados (el 80%), si bien en los últimos trimestres ha crecido con fuerza en el caso de los trabajadores por cuenta propia.

Subempleo de larga duración

El pluriempleo no es un agente novedoso en la economía española; ni mucho menos. Es un fenómeno que ya existía en los años 50, en plena autarquía franquista. Es un hecho normal en economías poco avanzadas o que salen del subdesarrollo.

En el caso de España, es la alternativa a aquellos trabajadores que no ven cubiertas sus necesidades con un solo empleo.

Los datos de la segunda EPA reflejan, en concreto, que 2,3 millones de ocupados son considerados subempleados por las estadísticas oficiales. Es decir, que buscan en el pluriempleo un colchón para su economía.

De esos 2,3 millones de trabajadores en situación de subempleo, prácticamente la tercera parte (704.000) tienen educación superior. Es decir que los universitarios españoles son los que más sufren el subempleo. La tan cacareada generación-más-preparada-de-la-historia es también la peor pagada (en relación a su nivel de estudios).

El 43% tiene menos de 35 años; un porcentaje que fija hasta qué punto el fenómeno del subempleo es una característica de los más jóvenes.

¿Recuperación? Depende de cómo se mire.

Si bien es cierto que hay informes que desmitifican la relación entre salarios bajos y pluriempleo.

De hecho, si nos acercamos a un indicador tan poco sospechoso como es el Eurostat (la Oficina Euroepa de Estadística) nos encontramos con que tres de los cuatro países con mayor proporción de personas con más de un empleo (Suecia, Holanda y Alemania) tienen salarios medios superiores a los 3.700 euros brutos mensuales. Un salario medio inalcanzable para la gran mayoría en España.

Aunque en el caso de Alemania, es fácil encontrar un relación entre la existencia de los minijobs (que precarizan el sistema laboral y que la CEOE calificó como “mal menor” para dinamizar la economía) y el aumento del pluriempleo

Empleados y demandantes en Extremadura

Y cómo se extrapolan esos datos a la región extremeña. Pues de forma diversa al resto de España; como es habitual.

Más de 35.000 trabajadores en Extremadura están en la actualidad buscando empleo, ya sea para cambiar de trabajo o para pluriemplearse.

De hecho, actualmente, el 18,8% de los demandantes de empleo extremeños está trabajando, mientras que a nivel nacional esta tasa se sitúa por debajo, en el 16,4%, según un estudio difundido por Randstad.

Por provincias, la de Cáceres registra una tasa de demandantes de empleo ocupados del 19,7% y la de Badajoz, del 18,3%.

En el conjunto nacional, el número de ocupados que busca cambiar de empleo o pluriemplearse ha aumentado este año por primera vez tras la crisis, después de siete años consecutivos de descensos.

En total, España registra actualmente 898.133 demandantes de empleo que cuentan con trabajo, con un peso en el mercado laboral del 16,4%, frente al 15,6% de 2014.

El año 2007 fue el que contabilizó un mayor volumen de demandantes de empleo ocupados, con un 20,5%. Esta tasa bajó en los años siguientes hasta el 15,6% de 2014. Ahora ha vuelto a repuntar, hasta el 16,4%, hecho que Randstad atribuye a la recuperación de puestos de trabajo y a las mayores oportunidades laborales.

El estudio pone de manifiesto que, a mayor nivel formativo, los ocupados muestran mayores intenciones de buscar un nuevo empleo (básicamente, porque los licenciados de este país viven una situación de depauperación salarial). En concreto, más de 165.000 trabajadores con educación superior están buscando un nuevo puesto de trabajo, lo que supone el 18,7% del total de demandantes de empleo con nivel formativo superior (886.000 profesionales).

Por su parte, el 15% de los demandantes de empleo que cuentan con educación primaria están ocupados. Entre aquellos con educación secundaria, este porcentaje asciende al 16,3%.

La generación ‘Millennial’

Si tienes entre 18 y 34 años, perteneces a la generación ‘Millennial’. Puede sonar cool, pero no lo es. Sencillamente, porque es una generación que cobra hasta un 53% menos que sus padres.

Así se desprende de un estudio elaborado por la aplicación Fintonic, que analiza los diferentes hábitos de consumo entre generaciones. Los ‘millennial’ cobran, según este informe, menos de la mitad que su generación anterior, la llamada Generación X (los nacidos entre principios de los años 60 hasta el 80 y que siguen a la denominada generación de ‘baby boomers’).

La otra cara de la sociedad: los ‘ninis’ aumentan en Extremadura
Extremadura es la tercera región española con más población joven que ni estudia ni trabaja. La superan Canarias y Andalucía En el último año el porcentaje ha crecido un 12% (es decir, 18.600 jóvenes de 16 a 24 años). Así, el porcentaje de ‘ninis’ se sitúa en la región extremeña en un 17,4%, mientras que en Andalucía y Canarias es 19,4% y 20,1%, respectivamente; frente al 8,6% del País Vasco.

Eduardo Villanueva /


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here