Nacido en Cáceres en 1973, es ingeniero de Montes y trabaja desde hace 15 años en áreas vinculadas con la ingeniería, fundamentalmente en temas de agua, lo que compatibiliza con trabajos de desarrollo de liderazgo y programas de Coaching Ejecutivo en  tres Escuelas de Negocio de Madrid. Y a ello suma ahora sus tareas como portavoz de C’s en el Ayuntamiento de Cáceres y secretario de Organización en Extremadura.

Nunca antes había estado en política ¿Por qué decidió dar el paso?
Siempre había tenido inquietud política y, en un momento dado, ante la situación de desafección por la clase política, de desencanto, decidí no quedarme quieto y me afilié a Ciudadanos porque me gustaban sus valores y su ideario. Y es que yo creo que si nos quejamos de como están las cosas no solucionamos nada quedándonos sentados esperando a que nos las solucionen, hay que dar el paso y aportar lo que uno pueda.

¿Imaginó entonces que estaría en el Ayuntamiento?
Cuando constituimos C’s en Cáceres decidieron que yo fuera el coordinador y esto llevó, casi de manera natural, a que fuera el candidato a la Alcaldía, aunque la verdad es que al principio pensar en presentarnos a las elecciones nos parecía que iba a ser imposible. Pero lo hicimos, y aquí estamos.

Inexperto en política y cargos públicos. ¿Qué tal la experiencia?
Lo que puedo decir es que la política municipal te da satisfacciones muy grandes, sobre todo cuando consigues ayudar a quienes vienen a pedirte ayuda, y porque te permite hacer cosas cuyos resultados te son muy cercanos. Esto es lo más satisfactorio, pero la contraprestación es que es muy duro, exige muchas horas de dedicación si lo quieres hacer bien y tiene mucho desgaste.

“Vivimos en una sociedad muy intervenida por las administraciones, y esto asfixia a la iniciativa privada”

¿Pero es lo que esperaba?
En absoluto. Es muy difícil hacerse una idea de lo que conlleva el trabajo de un político en un ayuntamiento, pues llegas con ideas muy frescas, novedosas…, pero te chocas con un sistema que es muy complicado de cambiar, en el que los cambios cuestan mucho. Por eso decimos muchas veces que ojala se pareciera el ayuntamiento a una empresa privada, pues cuando hay cambios necesarios nos permitiría hacerlos más rápido.

Llegando al ecuador de la legislatura, ¿satisfechos?
Con lo hecho hasta ahora, más que satisfechos, pues aunque nos gustaría hacer mucho más, la verdad es que no es nada fácil, pues como ya he dicho chocas con una administración muy lenta y que, además, tiene pocos recursos. Pero sí, en general satisfechos, pues de alguna manera nuestro grupo ha permitido en estos dos años que se tomen decisiones que han removido la estructura del ayuntamiento, como replantearse el propio organigrama municipal; porque estamos siendo valientes a la hora de proponer cosas y actuar, como hemos demostrado por ejemplo siendo el único grupo opuesto al plan de empleo social, algo que se puede vender como que no queremos que algunas personas trabajen durante 6 meses, pero que sólo responde a ser coherentes con nuestras ideas, pues creemos que este plan no aporta nada a la mejora del empleo en Cáceres, sino que es un parche para una situación que es dramática y para la que están otro tipo de políticas, no las de empleo; y muy orgullosos también de reordenar el área de Urbanismo, que todo el mundo se queja de lo mal que funciona, en cuanto a las concesiones de licencias por ejemplo, y hemos conseguido apretar para que se modifique…

De ser ahora, ¿volverían a pactar con el PP?
Seguiríamos manteniendo que el partido que tenía que gobernar, o con el que había que poner las primeras condiciones para hablar, tenía que ser el más votado, pero cambiaríamos las condiciones. Y es que cuando pones condiciones en un pacto de investidura algunas son a lo mejor tan ambiguas que un partido con la experiencia del PP te las pueden burlar, pero ahora es seguro que no nos las burlarían.

“No es normal tener sólo tres personas en el ayuntamiento dedicadas al Turismo, cuando se supone que es el mayor motor de la economía local” 

Con todo, ¿cómo son las relaciones con la alcaldesa, el equipo de gobierno…?
En general buenas y fluidas, como con todos los grupos. De todas formas el PP, después del primer año sin mayoría absoluta, supo poner interlocutores, como su portavoz o la concejala de Economía y el de Empleo, que tienen un talante muy dialogante y son capaces de trabajar con C’s, pues es cierto que hay otros miembros del equipo de Gobierno con los que colisionamos más, y los acuerdos son más difíciles.

A Cáceres, ¿la ve mejor o peor?
Igual. Quizás sí es cierto que en Turismo va mejorando año a año, pero por lo demás creo que es necesario hacer muchas más cosas para mejorar la ciudad, y que desde el ámbito municipal podemos hacerlas. Y para ello consideramos que desde el Ayuntamiento tenemos que intentar favorecer a la iniciativa privada, a los autónomos, dar más facilidades al comercio, liberalizar más la iniciativa privada, a la sociedad civil…, que el ayuntamiento no tenga esa presencia permanente en todo lo que se hace.

“La moción de censura requiere del clamor social, plantearla sólo para el ‘quítate tú que me pongo yo’ no tiene ningún sentido”

Para mejorar, ¿cuál sería el primer paso?
Ordenar nuestro Ayuntamiento, que está muy desorganizado y si se quieren dar adecuados servicios ordenarlo es una necesidad primordial. Muchos lo cuestionan, me han llegado a decir que esto en qué beneficia a la ciudad, pero lo cierto es que beneficia en todo, pues esta casa es la que gestiona todos los servicios públicos de la ciudad y de su organización depende como se haga. Una buena organización interna es, por tanto, fundamental, como también tener suficientes técnicos, algo que hoy por hoy tampoco sucede, pues no es normal, por ejemplo, que en el Ayuntamiento sólo haya tres personas dedicadas al Turismo, cuando se supone que es el mayor motor de la economía de la ciudad.

Un proyecto que le gustaría ver hecho realidad…
Aunque no es algo que dependa de Cáceres, me gustaría que el modelo de Comunidad en la que vivimos fuera mucho más liberar, con un mercado mucho más abierto, libre y menos intoxicado por las administraciones públicas, pues creo que vivimos en una sociedad, la extremeña en general y la cacereña en particular, muy intervenida por las administraciones, lo que asfixia a la iniciativa privada y hace que las oportunidades se reduzcan y tengamos que ir a buscarlas fuera. Y a ello, a estar tan intervenidos y vivir en una sociedad altamente subsidiada, se debe también que no tengamos más industria y que nuestra economía esté tan paralizada.

Volviendo a la política, moción de censura ¿sí o no?
Yo creo que es algo muy serio, una medida traumática que, aunque está contemplada en la Ley y la permiten las reglas del juego, sólo hay que adoptar cuando existe una situación de claro desgobierno, de corrupción evidente…, algo que a día de hoy no se da en Cáceres. Además, yo considero que para adoptarla es necesario también que sea un clamor social, pues hacerlo para “quítate tú que me pongo yo”, no tiene sentido.
Lo que hay que hacer es una oposición responsable. Y es que cuando estás en oposición puedes oponerte a todo como desgaste del equipo de Gobierno, que quizás electoralmente te beneficia, o adoptar la actitud de intentar mejorar todo lo que el equipo de Gobierno quiere hacer e impulsar cosas que él no haga, que lo vemos más responsable. Es por lo que nosotros hemos optamos, por actuar ante cualquier tema que se quiera aprobar poniendo condiciones para intentar mejorarlo, que es lo que hemos hecho con la zona azul, con las casetas de feria, la auditoría de gestión, el plan de autónomos, la redacción de un nuevo plan especial para la parte antigua…

“La política municipal es muy satisfactoria, pero también muy dura, exige mucha dedicación y tiene mucho desgaste”

¿Ve posible que Elena Nevado vuelva a ser candidata?
No debería. A nosotros no nos gusta, ni creemos que sea la alcaldesa mejor que pueda tener Cáceres, pero lo de volver a serlo está en sus manos. Y es que hay que recordar que en el Pacto con el PP (uno de los puntos que ha incumplido) se firmó que impulsaríamos desde el Ayuntamiento a nuestros respectivos grupos en las Cortes una modificación de ley para limitar a 8 los años en el cargo, pero cuando lo llevamos al pleno no nos apoyó nadie.

Y Cayetano Polo, ¿volverá a serlo?
Uf, no lo sé, todavía queda mucho. La verdad es que a mí la experiencia me está resultando apasionante, pero aún quedan dos años, y además en Ciudadanos los candidatos se eligen por primarias…

Isabel Bravo /


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here