MENU

Menos la memoria

cartas

Versos del insomnio /
Víctor M. Jiménez

Cae el tul que cubre el último rincón
y las cartas sobre la mesa
desgranan las intenciones.
En la magia de la medianoche se traspasa
la línea roja marcada en el suelo
y eclosiona en las manos
la pulpa de un deseo.
Al balcón de los ojos se asoma la mirada cómplice,
mientras los dedos se enzarzan
en una batalla de caricias sin tregua
y el camino se pierde en una niebla de azúcar
que engulle los átomos ajenos
al calor de la piel y al latido acelerado
de unos corazones que habitan en las fisuras.
La boca se troquela con el sabor
que emana de la carne;
pero antes del alba, la huida inevitable azota el destino
y todo se desvanece,
menos la memoria.

Leer más

Los desvelos del cordero

14 Marzo, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez En la guarida del depredador, la sonrisa es el postigo que encierra las lágrimas de los pétalos. A la luz del sol, la mansedumbre esconde el lecho inhóspito de una mirada como el fondo de un pozo. El siseo de unos labios caníbales recita, entre babas,

Apósitos

29 Febrero, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Celebro derrotas, con sabor a mermelada de naranjas amargas, en la soledad de los caminos sin retorno. Entras sin llamar y te expandes por el aire viciado de esta habitación tan vacía, para envolverme en el calor de tus palabras leales. ¿Nadie te ha

Noche en Madrid

15 Febrero, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez En la habitación del hostal, tumbado sobre la cama, me reconstruyo con trozos de ladrillos y trazo planos sobre el aire espeso que entra por la ventana abierta a una postal del viejo Madrid. Sobre la almohada que ha albergado los pensamientos y los versos

Mercaderes de humo

1 Febrero, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Un gigante, pálido como la luna, recorre el bullicio de las calles cuando nadie recuerda el primer trago. Por un megáfono grita arengas maliciosas y una legión de incautos siguen la estela verde de sus pies. Pobres caricaturas que, cegadas por el

Mercaderes de humo

18 Enero, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Un gigante, pálido como la luna, recorre el bullicio de las calles cuando nadie recuerda el primer trago. Por un megáfono grita arengas maliciosas y una legión de incautos siguen la estela verde de sus pies. Pobres caricaturas que, cegadas por el

Templos nocturnos

30 Noviembre, 2015

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Cuando escasean los pobladores de las barras, los camareros lucen estolas moradas para absolver los pecados veniales de futuros adúlteros. Sobre el brillo de los diamantes que se deshacen en vasos de tubo revolotean, sin parar, los labios desconsolados en

El secuestro de la estatua ecuestre

9 Noviembre, 2015

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Una grúa avanza por la calle solitaria, —la escoltan sirenas que rasgan las sombras— y alcanza la plaza donde mora el dictador derrocado por la parca inmisericorde y el olvido. Es la mejor hora para arrancar avisperos aunque hay guantes de policía por

Idiocracia

3 Noviembre, 2015

Con ánimo de discrepar / Víctor Casco Mike Judge dirigió hace unos años una película donde nos planteaba un futuro en el cual la población ha alcanzado el grado máximo de estupidez. Sólo hay programas basuras (no existen los libros) y los presidentes son elegidos cuánto más

Lecciones en duermevela

27 Octubre, 2015

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez El maestro viene a buscarme con inusitada algarabía. A trompicones me saca de mi cueva de anacoreta mientras sermonea el decálogo de siempre. Su discurso ecuménico vaticina grandes propósitos. Salimos, tomados del brazo, con precipitación. Cuando

Arte efímero

14 Octubre, 2015

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez En las paredes sucias de un patio de luz se dibujan las sombras. Las manchas se transforman en los trazos del pincel de un artista maldito. Cuando la luna se asome entre las nubes la obra se desvanecerá para siempre ante los ojos de un espectador casual.

SUSURROS

28 Septiembre, 2015

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Por los laberintos que preceden al alba las palabras se afilan y penetran como estiletes en la carne ablandada por el alcohol y las horas. Buscan detrás de la fachada, con la violencia de un yonqui en pleno mono, hasta que hallan escondido, en el fondo de

Balance de ausencias al ocaso del verano

14 Septiembre, 2015

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez La tristeza barniza el cielo con su color favorito. El presagio de la noche y el insomnio envuelve el aire. Una hamaca vacía se llena por un instante con las sombras de los pájaros que emigran y languidece en el abandono ignorando aún las fauces de la

Camiones de la basura

20 Julio, 2015

Versos del insomnio / VÍCTOR M. JIMÉNEZ A las dos de la madrugada los camiones de la basura fumigan el silencio con el rugido metálico de sus tripas. Los contenedores derraman la fiesta de las margaritas deshojadas, las fotografías rotas en color sepia y las barras de carmín vacías. Antes del

ESCALERAS

6 Julio, 2015

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez La escalera desciende, los peldaños desiguales me hacen tropezar. El vértigo se ata a mi cuello y la fuerza de la gravedad me enreda los pies. La caída es irremediable. Mis rodillas sangran. Dolorido, me levanto. Un poco más allá, la orilla de un lago

Cuando se pierden los dientes de leche

22 Junio, 2015

Versos del insomnio / VÍCTOR M. JIMÉNEZ A la hora que los velatorios cierran sus puertas para conservar los últimos grados, dos flechas atraviesan las avenidas y vuelan al umbral de la sombra de los árboles perdidos. Grita de dolor cuando le arrancan los dientes de leche, pero el sabor de la

Los sonidos del insomnio

29 Abril, 2015

Versos del insomnio / VÍCTOR M. JIMÉNEZ La levadura fermenta al calor de hornos ancestrales en el momento que la sirena de un coche patrulla clama en la oscuridad impenetrable de miles de almas dormidas. El llanto desconsolado de un bebé rebota por las esquinas del cuarto donde habitan los

El ciego

23 Marzo, 2015

La magia del iceberg / VÍCTOR M. JIMÉNEZ En el paso subterráneo, entre los Jerónimos y el Monumento a los Descubridores, tiene su hogar y su oficio un hombre ciego. Cuando llega la mañana se levanta de su lecho de cartones y sale al parque cercano. Se lava en la fuente lo mejor que puede

A %d blogueros les gusta esto: