MENU

Preludio

Versos del insomnio
Víctor M. Jiménez

El sonido de una campanita penetra en mis oídos
como un gusano húmedo.
Mis ojos no tienen párpados y escuecen
sin el alivio de una lágrima.
Las horas desgajan la esperanza
cuando las últimas antorchas se ahogan.

Por el borde de una cornisa
huye la sombra de los gatos.
Sus pisadas blandas son los aranceles
con los que se cruza la aduana
de los melocotones maduros.

En las esquinas de las calles
merodean los poemas huérfanos
y tiemblan de frío las panderetas
olvidadas en los asientos de los taxis.

Los besos viajan
por la fibra óptica sepultada
bajo el trémulo latido
de las canciones de los mendigos mudos.

Parece que sobre mi cabeza
el alba amaga con arrancarse la camisa.

Leer más

Brevedad

26 Junio, 2017

Versos del insomnio Víctor M. Jiménez Cuando el usurero de los besos mastica cristales, la fiesta de la lluvia tizna la piel de las piedras y rebosan de pétalos los bolsillos de los desposeídos. La liturgia de las luciérnagas alumbra la elipsis de las pupilas y la música del silencio viene a

Efectos secundarios

12 Junio, 2017

Versos del insomnio Víctor M. Jiménez La lengua del camaleón moja los labios de los poetas para despojar las palabras de su transparencia dolorosa. Al abrigo de la luna nueva la sutura de los versos hostiga la piel de las manzanas verdes. Un carámbano de fuego se columpia en la cuenca de los

El trashumante

15 Mayo, 2017

Versos del insomnio Víctor M. Jiménez Canto junto a las hogueras de veredas primitivas. Con los cascabeles de los versos cubro las fisuras abiertas bajo la piel de las rocas. Los poemas escritos en el aire se respiran se exhalan y se disuelven. Me queda el consuelo del polvo en mis pestañas.

Sed

25 Abril, 2017

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez El vuelo de los dedos termina en el nido cálido de un pezón que juega, entre sombras de hielo, a despertar duendes. Luego del pálpito primero las manos abiertas se arrastrarán sobre la piel para no calmar la sed de nuestra condena.

Puertas

3 Abril, 2017

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Tengo mis pies descalzos sobre el granizo y los sentidos incrustados en las ventanas ojivales de una catedral de humo. El interior custodia en tumbas abiertas un lupanar de pesadillas. La punzada se acuña con el deseo de la primera luz cuando chirría el

Calle Montera

21 Marzo, 2017

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Surge de la nada una zarpa que roza mi rostro. La luz de las farolas deshace las apariencias y desvela una pluma en un intento de caricia. Por un segundo palpo la esencia de África y de las alambradas en la pupila suplicante de una paloma con las …

Bolas de cristal

6 Marzo, 2017

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Los adivinos montan sus tenderetes apartados de las últimas luces y auguran, sobre las cicatrices de los borregos, castillos en el aire. Al reclamo de la sangre las garrapatas faranduleras se multiplican y todas exigen su ración. Es buen negocio vender

Autofagotización

20 Febrero, 2017

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez La antorcha de las pupilas muerde la médula de una noche preñada de miedos y abre una hendidura para que el rocío penetre y dibuje su música en el pentagrama. Envuelto en los besos de unos labios de papel aguardo a que el lucero se lleve a los …

Los demonios salen de paseo

6 Febrero, 2017

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Al brocal húmedo del insomnio se asoma una mirada esclavizada por las hebras de la luz de la luna. En el arrullo del tiempo inhóspito se abre una bahía para escapar de la tormenta. Los juncos enraizados en la cabeza se cimbrean según la brisa como

La noche de todas las noches

16 Enero, 2017

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez A Esther Ahora que la noche de todas las noches ha venido a colgarse de tus párpados, recuerdo otras noches edulcoradas con el humo del tabaco, el whisky y la espuma creciente de la risa. Ahora que la noche de todas las noches te ha arrancado de los

El ladrón de las horas

12 Diciembre, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez En la oquedad de un bostezo se cobija el ladrón que roba mis horas para hacer juegos malabares sobre la linde difusa de la razón. Aguardo su asedio cuando la glándula esparce la droga en los suburbios del alma. Mis vértebras son su escalera y no hay

Viaje en el Lusitania

28 Noviembre, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez A las cuatro de la madrugada el Lusitania rompe el coro de los grillos con un grito de sus frenos. El pasajero sin rostro sube con una alforja llena sobres amarillos. El llanto de la máquina desafía con su fuego el terciopelo del horizonte venidero. La

Vigilante nocturno en un centro comercial

7 Noviembre, 2016

La melodía hueca de las pisadas vuela por los pasillos y rebota en la penumbra de escaparates y estanterías. El vigilante guarda en la caja de sus deseos un collar de horas tranquilas y replicadas hasta el infinito insoportable. Sobre su frente luce una tiara de espinas grises que penetran en las

Programación de madrugada

24 Octubre, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Una voz que nunca duerme acaricia el silencio y entretiene los oídos de la vigilia a cientos de kilómetros. Las ondas de la frecuencia modulada bordan, con pespuntes largos, la oscuridad de los ojos y aceleran el pulso lento de las horas. A veces, el

Tentáculos

10 Octubre, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez He perdido la cuenta de las lunas que han pasado desde que me atraparon los tentáculos de unos labios embaucadores. Desde entonces, las hormigas recorren mi espalda y se alimentan de jirones de vida arrancados bajo el calor de una mirada indómita. Tal vez

Farmacia de guardia

26 Septiembre, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez Las persianas metálicas custodian el sosiego y los carteles apagados anuncian que no son horas para pasear por las calles céntricas. Buscas el verde intenso del rótulo que corona la farmacia de guardia que habito. Frente al mostrador derramas tu mirada

Un rincón olvidado

25 Julio, 2016

Versos del insomnio / Víctor M. Jiménez En un rincón olvidado -bajo cartones húmedos- se retuerce consumido por las pesadillas y el frío el único morador del parque. En una papelera cercana, los últimos sueños esperan la mano indiferente. El rumbo inevitable es el vertedero donde yace todo

A %d blogueros les gusta esto: