MENU

A vueltas con las dichosas letras

La temperatura de las palabras /
José María Cumbreño

Desde hace unas semanas, en esta ciudad casi no se habla de otra cosa. Y es que las letras que se han colocado en la Plaza Mayor no consiguen que nadie se ponga de acuerdo. A unos les encantan; otros las consideran un esperpento. Independientemente de los gustos de cada uno, lo que me preocupa es la obsesión de nuestros políticos por promocionar sólo el envoltorio y no las bondades del caramelo. Las letras, se supone, servirán para que, en una época en la que todos desenfundamos el móvil con más rapidez que Billy el niño su revólver, los turistas se saquen unas cuantas fotos usándolas de fondo. De ese modo, se aspira a que el nombre de Cáceres se extienda por las redes sociales y sirva de publicidad que atraiga a más visitantes. Siempre que en una ciudad, sobre todo si tiene varios siglos, se inaugura algo se enciende cierta polémica. Recordemos, como ejemplo paradigmático, el de la mismísima Torre Eiffel, que tenía que estar en Barcelona y no en París. Los barceloneses en su momento no la quisieron porque les parecía horrorosa. Y no es que a los parisinos les gustase mucho más, pero, como les prometieron que, una vez concluida la exposición universal de 1889, la desmontarían, pues transigieron con ella. Lo que son las cosas. Ahora no nos imaginaríamos París sin la silueta de la torre. Una polémica parecida surgió no hace demasiados años en ciudades como Oviedo o Gijón. Lo que sucede es que en Oviedo las estatuas que salpican sus calles son obra de artistas tan reconocidos como Eduardo Úrculo, Fernando Botero o Manolo Valdés. De El elogio del horizonte, en Gijón, se puede afirmar lo mismo, ya que tiene como autor nada menos que a Eduardo Chillida. Y que conste que a muchos gijoneses al principio no les convencía. De hecho, una de las denominaciones populares del monumento es El váter de King Kong. En cualquier caso, como aseguraba antes, lo que me inquieta es que lo que se diría que obsesiona a los dirigentes municipales (pasados y presentes) es la superficie, el barniz, la cáscara, el continente, el embalaje. ¿Qué hay que sembrar la ciudad de obras con un valor artístico más que cuestionable? Pues se hace y punto. Pienso en la estatua de los nazarenos de San Juan, en la pareja que baila El Redoble en La Concepción o en Leoncia, condenada a seguir trabajando después de muerta. Realmente, ¿son dignas de una población que es patrimonio de la humanidad? Las letras estarían bien si en Cáceres las cuestiones que de verdad tienen que ver con la cultura estuviesen atendidas. Y me temo que no es así. En la pasada edición de Fitur, se utilizaron como reclamo las posibilidades de esta ciudad como plató de cine. A muchos nos gustaría contar no sólo con un decorado, sino con una trama interesante y un buen guion.

Leer más

El pene y la vulva

6 Marzo, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Durante unos días, se ha podido ver por Madrid un autobús naranja cuya carrocería mostraba el siguiente mensaje con letras enormes: Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si naces

Centrifugados

20 Febrero, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño El fin de semana que viene se celebra en Plasencia la tercera edición de Centrifugados, el encuentro en el que se reúne parte de lo mejor de la literatura independiente en español y que constituye tal vez el mayor acontecimiento literario

Privados, no concertados

6 Febrero, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño En 1985, con Felipe González como presidente del gobierno, se crearon los conciertos educativos con centros que hasta entonces habían sido privados. En ese momento se justificó arguyendo que era una forma de regular las asignaciones que

Cómo desperdiciar el talento en una ciudad patrimonio de la humanidad

16 Enero, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Esta semana se celebra en Madrid FITUR, la feria de turismo que la mayoría de las regiones y ciudades españolas aprovecha para tratar de mostrar su mejor cara con el fin de atraer a los turistas. Por lo visto, este año se va a promocionar

El año en que cáceres iba a ser Capital europea de la cultura

27 Diciembre, 2016

Cada vez que llega diciembre, entre el lacrimógeno anuncio de la lotería y el famoso de turno equivocándose al explicar lo de las campanadas, a todos nos invade cierta sensación de melancolía que nos lleva a repasar lo que hemos hecho o dejado de hacer durante los once meses anteriores. Para

El embarcadero como triste símbolo de una época

12 Diciembre, 2016

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Cada vez que, camino de Mérida, paso con el coche por el tramo de autovía que rodea Aldea Moret, no puedo dejar de mirar durante unos segundos (si no voy conduciendo, claro) hacia El Embarcadero y decirme a mí mismo que qué pena que haya

Truman atrapado por la zona azul

28 Noviembre, 2016

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Y por si no nos vemos, ¡buenos días, buenas tardes y buenas noches! Después de pronunciar estas palabras delante de una audiencia formada por millones de telespectadores que llevaban siguiéndolo durante toda su vida, Truman hizo una

A %d blogueros les gusta esto: