MENU

Una red de Bibliotecas Públicas

La temperatura de las palabras
José María Cumbreño

Borges siempre decía que imaginaba el paraíso como una especie de biblioteca. Y es que hay que reconocer que las bibliotecas, especialmente las públicas, suponen uno de los espacios más civilizados que ha creado el ser humano.

La cultura se ramifica de muchas formas. Por un lado, están los festivales y otros acontecimientos de grandes dimensiones, todos ellos necesarios para llamar la atención o reunir en un determinado espacio y tiempo a personas que destacan en alguna disciplina artística. Por otro, tenemos el imprescindible papel (aunque no produzcan tanto ruido) que desempeñan las bibliotecas y los bibliotecarios.

En Cáceres disponemos de varias realmente buenas. Hagamos un breve repaso.

La Pública del Estado, más aún después de la reforma a la que fue sometida hace unos años, se ha convertido en un referente para la cultura de esta ciudad. Dispone de unos fondos magníficos y resulta de lo más acogedora.

La del Palacio de la Isla es una joyita en la que da gusto estar. Eso sí, conviene admitir que se queda pequeña la mayoría de las veces.

La Zamora Vicente, en el Palacio del mono, me temo que muy pocos la conocen. Y mira que tiene un encanto enorme y uno puede disfrutar en ella de una tranquilidad absoluta.

A mí se me hacen pocas, la verdad. Sobre todo si consideramos que ésta es una ciudad universitaria y que, de unos años a esta parte, comienza a existir una distancia nada desdeñable entre unos barrios y otros. Por eso, tal vez, habría que adaptar la oferta de bibliotecas públicas a la nueva demanda. Por eso, tal vez, habría que plantearse la posibilidad de diseñar una pequeña red de bibliotecas aprovechando edificios como las casas de cultura, el embarcadero, la factoría joven o los centros cívicos.

Pongámonos en la piel de cualquier adolescente que resida en, por ejemplo, la Mejostilla, Cáceres el Viejo o el Residencial Universidad. Realmente le supone un considerable esfuerzo desplazarse hasta el centro para ir a la biblioteca. Y encima puede que, si se demora un poco, ni siquiera encuentre un sitio libre donde poder estudiar. A mí me parece que no supondría una gran inversión habilitar en los centros que se han citado más arriba sendas bibliotecas que ofreciesen la opción de estudiar o sacar un libro en préstamo sin necesidad de sobrecargar la ya saturada de Cánovas.

Nos hacen falta más paraísos.

Leer más

Una calle para Juan Rosco

29 Mayo, 2017

La temperatura de las palabras José María Cumbreño Hace unos meses reflexionaba aquí acerca de la cantidad de escritores de primer nivel que, por puro azar, vive en Cáceres. La lista, creo, resultaba sencillamente apabullante. Hoy he vuelto a acordarme de aquello por un motivo muy triste. La

Los artistas que dan clase

15 Mayo, 2017

La temperatura de las palabras José María Cumbreño He estado en Baeza dos veces. Y las dos he terminado visitando el aula en la que Antonio Machado dio clases de francés durante años. Machado nunca fue feliz en Baeza, aunque en ese lugar escribió algunos de sus poemas más conocidos. A mí

Otra Feria del Libro es posible

25 Abril, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño El nivel de la feria del libro de Cáceres lleva años empobreciéndose edición tras edición. No obstante, en las últimas, creo que se ha llegado a un grado del que resulta difícil bajar aún más. Hagamos memoria. La feria la creó el

A la cárcel por contar chistes

3 Abril, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño No sé si podemos llamar democrático a un estado que envía a la cárcel a una muchacha de veintiún años por publicar un puñado de chistes en una red social. A mí, por lo menos, se me plantean muchas dudas al respecto. Aunque, en el

A vueltas con las dichosas letras

21 Marzo, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Desde hace unas semanas, en esta ciudad casi no se habla de otra cosa. Y es que las letras que se han colocado en la Plaza Mayor no consiguen que nadie se ponga de acuerdo. A unos les encantan; otros las consideran un esperpento.

El pene y la vulva

6 Marzo, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Durante unos días, se ha podido ver por Madrid un autobús naranja cuya carrocería mostraba el siguiente mensaje con letras enormes: Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si naces

Centrifugados

20 Febrero, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño El fin de semana que viene se celebra en Plasencia la tercera edición de Centrifugados, el encuentro en el que se reúne parte de lo mejor de la literatura independiente en español y que constituye tal vez el mayor acontecimiento literario

Privados, no concertados

6 Febrero, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño En 1985, con Felipe González como presidente del gobierno, se crearon los conciertos educativos con centros que hasta entonces habían sido privados. En ese momento se justificó arguyendo que era una forma de regular las asignaciones que

Cómo desperdiciar el talento en una ciudad patrimonio de la humanidad

16 Enero, 2017

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Esta semana se celebra en Madrid FITUR, la feria de turismo que la mayoría de las regiones y ciudades españolas aprovecha para tratar de mostrar su mejor cara con el fin de atraer a los turistas. Por lo visto, este año se va a promocionar

El año en que cáceres iba a ser Capital europea de la cultura

27 Diciembre, 2016

Cada vez que llega diciembre, entre el lacrimógeno anuncio de la lotería y el famoso de turno equivocándose al explicar lo de las campanadas, a todos nos invade cierta sensación de melancolía que nos lleva a repasar lo que hemos hecho o dejado de hacer durante los once meses anteriores. Para

El embarcadero como triste símbolo de una época

12 Diciembre, 2016

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Cada vez que, camino de Mérida, paso con el coche por el tramo de autovía que rodea Aldea Moret, no puedo dejar de mirar durante unos segundos (si no voy conduciendo, claro) hacia El Embarcadero y decirme a mí mismo que qué pena que haya

Truman atrapado por la zona azul

28 Noviembre, 2016

La temperatura de las palabras / José María Cumbreño Y por si no nos vemos, ¡buenos días, buenas tardes y buenas noches! Después de pronunciar estas palabras delante de una audiencia formada por millones de telespectadores que llevaban siguiéndolo durante toda su vida, Truman hizo una

A %d blogueros les gusta esto: