MENU

Los que no sueñan

suec3b1os

Historias de Plutón /
José A. Secas

Cada día se levantaba con un propósito que había gestado entre sueños. Parecía que improvisaba pero no; era el subconsciente más onírico el que le imponía el objetivo de cada día. Él lo aceptaba como fruto de su naturaleza. No era una costumbre o un hábito adquirido, no se esforzaba en conseguirlo y, mucho menos, se empeñaba en ello. Le venía con naturalidad, desde siempre, cada mañana cuando abría los ojos y pasaba de la profundidad del sueño al abismo de la realidad; sin pasar por la vigilia. De repente.

Desde el momento en que abría los ojos sabía de qué se tenía que ocupar ese día. Era fácil: solo observar y tomar nota mentalmente, retener, generar recuerdos y fijar pequeños fragmentos de la vida en su memoria, con el único objetivo de que su obstinado afán por percibir un aspecto de la realidad durante ese día, fuese el caldo de cultivo de sus sueños en la noche y que los excesos o las carencias, las alusiones o correspondencias, las afinidades o contradicciones vividas durante la jornada, le allanaran el camino en pos de su objetivo a la mañana siguiente.

Como esta cualidad (por llamarlo de alguna forma) la tenía desde niño, no le daba importancia y lo consideraba normal. Solamente, hasta que las redacciones del colegio brillaron sobresalientemente un día si y otro también o veía a sus amigos extasiados escuchando los relatos de sus observaciones vitales fue consciente de que su habilidad, su costumbre o su forma de ver el mundo era un don que le hacía singular y valorado. Por eso comenzó su videoblog. Quería que los relatos diarios, los pudieran disfrutar más gente, en más sitios y durante más tiempo. Así aprendió a vivir: observando y relatando, mirando y mostrando, interpretando y comunicando.

Un día, ya mayor, soñó con la muerte y la observó con detenimiento durante todo el día en las hojas de los árboles, el las noticias del telediario, en los mosquitos del parabrisas de su auto, en el filete que comió y en sus ojos desvaídos cuando miró al espejo después de cepillarse los dientes. Al día siguiente no grabó su video diario porque no llegó a despertar. Lo bueno de esta historia es que su don, antes de marchar con su alma a la otra vida, se deshizo como una escultura de arena azotada por el viento de Levante y se mezcló con el aire y todos los niños que en ese momento nacían en el mundo lo respiraron a la vez, lo recibieron con gozo, lo engendraron y lo hicieron crecer. Por eso, cada generación, aritméticamente, crece el número de hombres que saben vivir mirando y mostrar la vida a los que no sueñan.

Leer más

La distancia

26 Septiembre, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas De todos es sabido que el concepto de distancia es, como el del tiempo, relativo y que la presencia física cercana no implica necesariamente que esa proximidad afecte de un modo u otro a las personas, del mismo modo que la lejanía o cercanía en el tiempo o

La operación

12 Septiembre, 2016

Historias de Plutón / JOSÉ A. SECAS Volvemos, tras el parón del verano, a leer las pedradas del que suscribe que, en esta ocasión, nos viene con un asunto particular. Imagino que el susodicho está seguro de que la denuncia por escrito en los papeles puede dar resultado y que el hecho de

Hortera y feliz

25 Julio, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas Hay que reconocerlo: todos llevamos un hortera dentro. Lo tenemos reprimido, como al niño inocente que creció y creció y se hizo ese adulto políticamente correcto, vergonzoso, un poco bobo y nada divertido. Nos gusta ponernos (vestirnos) cómodos sin mirar

Asociados

4 Julio, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas Constituyen un grupo tan heterogéneo como complementario, tan variado y heterodoxo como completo, rico y talentoso. En este colectivo se aprecia la inteligencia, la cultura, el sentido común y la bondad. Estos individuos; seres singulares y valiosos

Vacaciones soñadas

20 Junio, 2016

Historias de Plutón/ José A. Secas   De las pocas cosas repetidas hasta la suciedad en los debates y en los mítines que se me están quedando archivadas en el disco duro de mis cortas entendederas, la que más me duele es la de que casi la mitad de los españoles (45% dicen), no podremos

Talento

6 Junio, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas El atosigante e hiper-presente mundo del fútbol (o “fumbo”, como diría Forges) tiene cosas buenas. El hecho de que sea totalmente global y de que se practique en el mundo mundial es un verdadero valor. Los dineros, las faltas tácticas, las fifas, las

Reflexiones culturales

23 Mayo, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas A menudo se me olvida que mi llegada aquí (Semanario Avuelapluma) implicaba, a priori, hablar sobre cuestiones culturales y he terminado convirtiendo a esta colaboración quincenal en un confesionario, estrado, vertedero, espejo, pañuelo, altavoz y no sé

Sueños

9 Mayo, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas Embebidos en un carácter optimista y positivo, algunos iluminados han llegado a creerse eso de que basta con desear algo con fe y perseguirlo con tesón para ver cómo se hace realidad, cuando, mirando hacia atrás (con algo más que nostalgia), cualquiera se

Justificacionex, pretextos y excusas

25 Abril, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas Si, efectivamente: el mínimo común múltiplo de las tres palabras es X; incluso en la incorrecta manera de escribir la que encabeza el título. Esto tiene una explicación (que no una justificación): lo he puesto porque me es muy conocida la terminación

Sabios, eruditos y enteraos

11 Abril, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas Hay gente para todo y cada uno sirve para lo que sirve (o vale para lo que vale) aunque después te encuentres aprendices de todo y maestros de nada o, en menor escala, maestrillos con sus respectivos librillos a cuesta. Eso es estupendo porque en la variedad

Lágrimas

28 Marzo, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora

La contribución

14 Marzo, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas De todos es sabido que el buenrollismo no vende; por eso esta colaboración quincenal mía es, digamos, de perfil bajo. Se siente. Ya ha habido casos sonados de diarios, revistas, programas de radio o televisión y hasta sitios web, que han pretendido seducir a

De familia

29 Febrero, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas En sintonía con los tiempos, con las tendencias y con mi propio talante y carácter batiburríllico, voy con un nuevo cóctel literario-gazpachero que, en esta ocasión y al igual que otras pocas (muchas) veces, pretende dejar un poso de buenrollismo que

Ciertos finales y algunos fines

15 Febrero, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas Primero: Me han enseñado, he aprendido y, lamentablemente, no siempre consigo poner en práctica, que para no entrar en conflicto (dialéctico, en primera instancia) es imprescindible no atacar, no echar en cara, no agredir, no proyectar acusaciones o

Y tengo más

1 Febrero, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas Las columnas literarias de colaboración quincenal son como los días: algunas salen buenas y otras malas; unas veces son ventosas y frías y otras radiantemente límpidas. Hoy toca una de primavera en invierno: variada, con nubes y claros; calentita al sol

La primera del dieciséis

11 Enero, 2016

Historias de Plutón / José A. Secas “La vida va colocando a cada cual en nuestro sitio”. Esta es una afirmación tan relativa como cierta. ¿Contradicción?; pues sí. ¿Quién sabe cuál es el sitio de cada uno?, ¿quién se atreve a sacar esas conclusiones?, ¿acaso no hay malvados que

El día después

21 Diciembre, 2015

Historias de Plutón / José A. Secas Ya sé que hoy es día de valoraciones, análisis, elucubraciones y no tenemos el cuerpo para otra cosa que no sea digerir el resultado de las elecciones. Como siempre va a haber tipos más preparados que yo para estos menesteres, les dejo a ellos que sigan con

A %d blogueros les gusta esto: