MENU

Cautivos de la publicidad

publicidad-impresa-y-medios-digitales

La amistad y la palabra /
Enrique Silveira

Acosados, perseguidos, asediados, hostigados, acorralados, atosigados y, tras soportar con resignación esta larga lista de desventuras, molestos, importunados, inquietos, fatigados, hartos, en definitiva.

Este es el mundo actual en el que la publicidad ha conquistado un lugar preeminente, relevante. Ejerce una férrea dictadura de la que nadie puede librarse, aun cuando seas plenamente consciente de esa realidad cruel y urdas un intrincado plan para evitar sus efectos. Nadie se libra de la presencia indeseada y perenne del mensaje publicitario, vayas donde vayas, mires o apartes la mirada, escuches o selles tus oídos. La lucha, denodada o indolente, conduce inexorablemente a la derrota. No existe la posibilidad de someter a un enemigo poderoso e insensible, capaz y eficacísimo, demoledor, inhumano.

No sabemos con certeza cuándo nació, pero observamos impotentes su incontenible crecimiento, su lenta transformación hasta convertirse en leviatán, su establecimiento irremediable sin pasar por las urnas ni obtener el consentimiento de sus víctimas.

Despertarás antes de tiempo al escuchar las atronadoras voces del anunciante; dejarás de mirar la carretera atraído por la sugerente cartelería que puebla los márgenes de las carreteras; interrumpirás tu marcha para atender a quien te ofrece el folleto de turno que no leerás y acabará en una papelera que parece alejarse de ti como si gozara de voluntad; soportarás hasta el aturdimiento las prácticas de tus hijos que, recién llegados al mundo de la lectura, se ejercitarán sin descanso con los anuncios que inundan nuestras calles; desesperarás cuando encuentres una página indeseada, y no a tu columnista preferido, que parece tener vida propia y no hay manera de cerrar; dormitarás mientras esperas la conclusión del programa que ha despertado tu interés y que sufre un número inaceptable de interrupciones, de manera que olvidarás el contenido o claudicarás y te acostarás, vencido y decepcionado, sin conocer el desenlace.

Si muestras una ligera connivencia, les llamas para interesarte por sus productos… habrás cometido un error de incalculables consecuencias. Has dado pistas y te convertirás en víctima propiciatoria. Ya no tendrás calma; olvida tu intimidad. A partir de ese instante, tu comida será entorpecida por inagotables telefonistas que parecen autómatas y no requieren alimentación y descanso como nosotros los mortales; la siesta, el invento español de mayor trascendencia para la humanidad, dejará de existir ante las furiosas acometidas de la horda telefonera que enmascarará sus números para conseguir que dudes, descuelgues y ofrezcas tu atención; recibirás tal cantidad de llamadas que volverá a tu memoria aquel antiguo amor que, a base de telefonazos, intentó reconstruir la relación, pero solo consiguió acabar con tu paciencia. Y todo para presentar ofertas que ya conoces o que son significativamente peores que las que otros compañeros, tan ansiosos de obtener presas como tú, comunicaron antes, mientras liquidaban con estridencia ese sueño reparador que no hizo su función porque alguien a quien no recuerdas haber dado tu número realiza su trabajo sin compasión, inmisericorde.

Como a los cautivos, nos queda disfrutar de las menudencias de la vida, tras asumir la irremediable evidencia de la falta de libertad; como a los cautivos nos queda la asunción de un estado en el que gobierna un sátrapa incuestionable de omnímodo poder: la publicidad.

Leer más

Abrázame y no digas nada

19 Septiembre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Supe que debía ir al tanatorio cuando devolvimos a mi padre a la tierra. Hasta ese instante había utilizado todo tipo de pretextos que, usados con habilidad, dejaban mi imagen alejada de la verdadera razón de mi ausencia: la falta de valor para

Animales políticos

5 Septiembre, 2016

En la inolvidable escena de Gladiator, una de las mejores creaciones de Ridley Scott, Cómodo implora a su padre, Marco Aurelio, el último de los cinco grandes césares, para que este revoque su decisión de nombrar a Máximo su sucesor. Quiere saber cuáles son las cualidades necesarias para

Imitar lo bueno, desterrar lo malo

4 Julio, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira No somos muy bien recibidos los españoles en nuestros periplos por Europa. Nuestras costumbres chocan irremediablemente con las más estrictas normas de los que habitan por esos territorios y provocan un ambiente de desafección incómodo y a veces

Por favor, ¿la plaza de toros?

20 Junio, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira   Octubre de 1982. Somos cinco. Nos conocemos desde hace un par de años, porque compartimos aula en la universidad. Todos rondamos los veinte, es la primera vez que podemos votar y nos acercamos a la plaza de toros muy animados, optimistas. Hoy es un

No dejes de hablarme

6 Junio, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Cuando nació, su madre no dejaba de decir que tenía aspecto andino, como si no hubiera conseguido a lo largo de una difícil gestación aproximarse a los cánones de belleza infantil que se estilan por estos mundos. Una vez fuera del hospital, los

Si Raquel me quisiera…

23 Mayo, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Miro el móvil porque me da que son más de las ocho. Aún no ha amanecido y los rezagados nos desplazamos sigilosos hasta las aulas sin muchas prisas. No hay duda de que me faltan ánimos para incorporarme a la insufrible tarea de la formación y que

Ya no te quiero

9 Mayo, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira En muchas ocasiones el ser humano evita, por temor, conmiseración o torpeza, las palabras que mejor definen una situación. Se buscan entonces expresiones, giros, que vistos con objetividad lindan con el absurdo y, devueltos al presente por la memoria,

Con luz y sin lastre

18 Abril, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Cuando mi padre me preguntó, recién iniciado el verano de hace ya una vida, si había decidido qué iba a estudiar, respondí vacilante, porque en absoluto estaba convencido de lo que quería hacer. Hasta entonces, mi breve existencia había ofrecido

Desgobierno

4 Abril, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Hacía calor esa tarde. La cálida primavera auguraba un verano a la cacereña, tórrido y seco. Las clases empezaban justo después de comer y no eran fáciles de soportar. Tocaba Francés. El profesor gastaba un carácter áspero e irascible. Venía de

Te odiaré más adelante

21 Marzo, 2016

La amistad y la palabra / ENRIQUE SILVEIRA Cualquiera que pretenda instruir en la buena expresión conmina a utilizar vocablos sencillos, fáciles de entender y que no se presten a las malas interpretaciones. Si siguiéramos esas advertencias, procuraríamos evitar términos con contenido demasiado

Con otro acento

7 Marzo, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Vino Sebastián cuando ya habíamos comenzado el curso. Desde el principio nos llamaron la atención sus peculiaridades. De entrada, su acento daba fe de que no habíamos compartido matrona, pues pronunciaba hasta con fruición las consonantes que brillan

Al pan, pan

22 Febrero, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante. Como suele ocurrir, la RAE nos ofrece una aseada definición de eufemismo, sin demasiados matices, lejos de pormenores y complicaciones que implicaran un

A menudo se nos parecen…

8 Febrero, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Es un axioma indiscutible que el amor filial ocupa el primer lugar en la jerarquía de los afectos. El nacimiento de un hijo descubre recovecos del alma hasta ese momento desconocidos y supone una fuente inagotable de satisfacciones …e inquietudes.

Litigios sobre ruedas

18 Enero, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira No corren buenos tiempos para F. Alonso. El otrora campeón no consigue llamar la atención de los medios a no ser porque colecciona avatares y desgracias. He de confesar que la Fórmula 1 no me interesa mucho y reconozco no ver en ella más que unos

A %d blogueros les gusta esto: