MENU

Mi única decisión

La amistad y la palabra
Enrique Silveira

Paseaba Juan Humilitas por donde siempre lo había hecho. Recorría, cuatro veces por semana, metódicamente, el mismo trayecto que había ido modificándose ante sus ojos por la avidez constructora de la época. Los márgenes del camino que antaño ocupaba la flora típica de la tierra se habían ido poblando de urbanizaciones que habían socavado su intimidad, de manera que ahora no experimentaba esa sensación de paz de la que durante años había disfrutado. Aun así, no lo había cambiado porque le parecía una deslealtad y siempre había presumido de no cambiar sus sagrados hábitos si no sobrevenía una contrariedad ineluctable.

En los últimos meses, consagraba su mente en estos solitarios momentos a un pormenorizado recuento de todas las cosas que habían sido trascendentes en su vida y se había dado cuenta de que, en realidad, ninguna de ellas surgió de su decidido impulso; más bien todo había acontecido para saciar los deseos de otros o evitar los conflictos que tanto detestaba.

No albergaba malos recuerdos de su infancia, pero tampoco buenos. Se había criado entre hermanos mayores con los que compartía poco, un padre impositivo, casi siempre malhumorado, y una madre cariñosa, aunque algo apocada. Los estudios primarios no le fueron mal, pues dedicó mucho tiempo y esfuerzos enormes para evitar las filípicas tanto de sus iracundos profesores como las de su padre, que solía estar plenamente de acuerdo con ellos en forma y contenido.

No sobresalía entre sus compañeros de clase – nunca supo cómo llamar su atención- pero se libró de las continuas acometidas de lo bravucones, que no se fijaron en él para hacerle protagonista indeseado de sus andanzas. Disfrutó, eso sí, de la relación con Ildefonso, Ilde, que había heredado de su padre el nombre y sus escasas energías y con el que mantuvo una hermosa amistad hasta que se lo llevó Dios apenas comenzada la edad adulta.

Poco después de acabar la mili conoció a la que luego se convertiría en su mujer. En realidad, la única que se fijó en él y, no podía ser de otra manera, se parecía más a su padre que a su madre. La suya no había sido una historia de amor que sirviera de guion para el cine, pero no les había ido del todo mal. Se habían casado en el momento preciso, cuando ella lo decidió, tras acabar Juan la carrera que su padre, por supuesto, había elegido para él sin tan siquiera preguntarle, y obtener un puesto de trabajo tan aburrido que resultaba alienante, pero seguro y suficientemente retribuido.

Quizás la llegada de sus hijos se había convertido en el momento culminante de su existencia. Disfrutó intensamente de su infancia, pero la llegada de la adolescencia y tras ella la primera juventud les había alejado hasta convertirlos en desconocidos con sus mismos apellidos y, por necesidad, la misma dirección.

Ahora, con buena salud, pero no muchas energías andaba Juan un poco taciturno por esa vida cómoda aunque insulsa. Se daba cuenta de que jamás había decidido nada sin que alguien de su entorno interviniera con tanta vehemencia que su opinión quedaba siempre un poco al margen. Por eso sentía una desazón que había ido creciendo poco a poco hasta convertirse en insufrible y que le empujaba a tomar determinaciones en las que nadie pudiera entrometerse.

Además, si no había interesado mucho nunca a nadie, ¿por qué habrían de preocuparse ahora? Cambiar de sexo y llamarse Aurora, como siempre había querido, no es tan importante.

Leer más

Buenos días, caminante

3 Julio, 2017

La amistad y la palabra Enrique Silveira Me gusta caminar, como a Machado, pero no comparto su talento literario ni, por fortuna, su angustia vital. A mi alrededor transitan otros que prefieren correr, tal como yo lo hacía en tiempos, o ciclistas con artilugios cada vez más sofisticados, pero

Si yo fuera catalán

19 Junio, 2017

La amistad y la palabra Enrique Silveira Si fuera catalán, debería elegir cuidadosamente el manual que me informe de lo que hicieron mis predecesores porque algunos están basados desaprensivamente en la mendacidad. Me indigna que tergiversen la Historia para justificar actuaciones que no dejan

Solo un niño

5 Junio, 2017

La amistad y la palabra Enrique Silveira Despierto bruscamente del inesperado sueño. El cansancio me ha vencido y, acomodado entre los brazos, sobre el libro de Lengua, me he quedado dormido. El día ha empezado pronto, a las 6:45, porque mis padres madrugan para trabajar y nos dejan en el aula

Vida de perros

22 Mayo, 2017

La amistad y la palabra Enrique Silveira Habíamos quedado como otros muchos días para hacer deporte. Llegó un poco tarde y cariacontecido; me alarmé. Pensaba que podría haber ocurrido alguna desgracia en la familia, que los padres ya van para viejos. Y no estaba lejos de la realidad: el perro

Un buen patriota

8 Mayo, 2017

La amistad y la palabra Enrique Silveira Soy un patriota porque me enardezco cuando la selección española de cualquier especialidad obtiene un sonoro triunfo. Grito como buen español; abrazo a conocidos y extraños que han de compartir mi alegría lo quieran o no; hago propio el triunfo como si

Misas sin Iglesias

17 Abril, 2017

La amistad y la palabra/ Enrique Silveira Apenas había llegado a la adolescencia cuando decidí renunciar a la misa de los domingos. No dejaba de ser una decisión arriesgada: las personas que me rodeaban acudían todas las semanas a la celebración para cumplir con el consabido precepto y lo

Pueblos sin alma

27 Marzo, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Desde la loma situada en la misma entrada del pueblo, divisaba Gervasio las casas entre las que había transcurrido su vida entera. Ya casi todas estaban vacías y la mayor parte de ellas habían perdido su esplendor de antaño porque el abandono genera

Biencasado

13 Marzo, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Nada más llegar al bar donde solíamos acampar los sábados, me encontré con un conocido que sobrevolaba las barras como pájaro de mal augurio, de esos que rara vez protagonizaba una conversación gratificante, dada su inapelable tendencia al desbarro.

Con los pies en el suelo

27 Febrero, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Tiempo atrás leí en uno de los diarios más apreciables de España una entrevista a Javier Sardá, personaje de difícil definición dado su polifacetismo, pero de indudable prestigio en el mundo de la comunicación. El entrevistador entrevistado asumió

Concertados, o sea, público

13 Febrero, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira En respuesta a un compañero, José María Cumbreño Me atrevo a tutearte, José María, porque tenemos muchas cosas en común: somos filólogos, profesores de secundaria, es posible que hayamos compartido tanto aulas como docentes en la universidad y nos

Miedo y esperanza

1 Febrero, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Recordaba Marién aquel desventurado día en el que conoció de verdad el miedo. No pasaron muchos minutos hasta que se acomodó en el interior de la consulta, pero se hicieron eternos. Hacía rato que había dejado de hablar con su madre, fiel

Dependentistas

9 Enero, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira No se elige aquello con lo que se ha de convivir en el momento de nacer. Te encuentras contingencias que han eclosionado en ese tiempo y forman parte inexcusable de tu horizonte. Entre ellas las hay que te enorgullecen y otras a las que acabas aborreciendo

Mejor con un apretón de manos

19 Diciembre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Ser profesor me ha gustado siempre. Como todas las profesiones, tiene cosas buenas y otras que no lo son tanto, pero si sopesamos, el balance es positivo. Me entusiasman las largas vacaciones que son la envidia de todos; se cobra lo suficiente para vivir

Aire fresco

7 Diciembre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Miró Juan Gañán incrédulo al camarero que le ofrecía la carta de vinos. Nunca había visto una, no sabía de su existencia, pero pensó que se parecía mucho al listado de teléfonos de la capital, a la que solo acudía en la feria de ganado y alguna

Banderas afiladas

14 Noviembre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Siempre se escudriña en lo protagonizado por los que pueblan nuestro árbol genealógico, aunque no se sabe bien para qué. Algunos intentan buscar parangón de su propia experiencia y así cerciorarse de que están haciendo las cosas con arreglo a un

Gran Teatro

31 Octubre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira El cine era por entonces una convocatoria ineludible. No resultaba barato, sobre todo para las menesterosas arcas de la población estudiantil, pero de cuando en cuando el Gran Teatro organizaba un ciclo en torno a un tema o un autor y acudíamos prestos,

La peor enfermedad

17 Octubre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Me lo encontré una tarde mientras paseaba. Hacía mucho que no nos veíamos. Me sorprendió su aspecto, porque siempre había llamado la atención por su apostura, su elegancia y su perenne sonrisa. Ya no era el mismo y no se adivinaba si el deterioro

A %d blogueros les gusta esto: