MENU

Si yo fuera catalán

La amistad y la palabra
Enrique Silveira

Si fuera catalán, debería elegir cuidadosamente el manual que me informe de lo que hicieron mis predecesores porque algunos están basados desaprensivamente en la mendacidad. Me indigna que tergiversen la Historia para justificar actuaciones que no dejan de ser el último eslabón de la larga cadena del embuste.

Si fuera catalán, intentaría comunicarme con los que me rodean en el idioma con el que mejor nos entendamos sin que la elección de uno u otro comporte la enemistad de los que se creen mejores por practicar el monolingüismo excluyente, porque los idiomas han nacido para que las personas nos entendamos y no como arma política.

Si fuera catalán, estaría indignado al ver cómo los políticos que me gobiernan lo hacen con la desfachatez y la estulticia como banderas, se obcecan en una entelequia que procede del capricho de unos pocos y no hace más que perjudicarnos a todos, mientras muestran una extraordinaria apatía para buscar soluciones a los problemas que verdaderamente importan.

Si fuera catalán, no soportaría constatar que el dinero que podría mejorar nuestras vidas se aloja en paraísos fiscales para satisfacer la codicia de unos “próceres” generosos dando consejos de cómo debemos comportarnos, al tiempo que saquean de manera impenitente las arcas que entre todos llenamos para que nuestra existencia se convierta en llevadera.

Si fuera catalán, me disgustaría tener que cambiar de bar porque en el de siempre se han instalado aquellos que no quieren compartir contigo el aperitivo, debido a que no has firmado la enésima absurda petición y preferiste la playa a pasearte por la Diagonal envuelto en una bandera que no te representa, el día en el que ellos más vociferan para que se les vea bien.

Si fuera catalán, desayunaría incertidumbre, comería desorientación y cenaría desconsuelo al comprobar que mis hijos están siendo educados en el pensamiento único, adiestrados en la búsqueda del agravio imaginario e instruidos en el odio sistemático a todo aquello que proviene de la tierra donde nacieron sus ancestros.

Si fuera catalán, repudiaría a los que piden diálogo y responsabilidad a los demás cuando no respetan más que a los que deliran como ellos, conculcan las leyes como si fueran bandoleros e incitan a hacerlo, dilapidan sin piedad el crédito de un pueblo que tardó décadas en conseguirlo, se enriquecen sin pudor y carecen del sentido de estado que debería ser la virtud fundamental del que se presta para dirigir la sociedad.

Si fuera catalán, anhelaría una sociedad plural y diversa donde cupiéramos todos sin necesidad de mostrar nuestro árbol genealógico, decidirnos por una opción sin soportar la opresión de las instituciones -volcadas impúdicamente hacia una de ellas- y en la que pudiéramos vivir sin la imposición de mostrar desapego por costumbres con las que hemos coexistido plácidamente durante siglos.

Si fuera catalán, en definitiva, estaría aterrado.

Leer más

Solo un niño

5 Junio, 2017

La amistad y la palabra Enrique Silveira Despierto bruscamente del inesperado sueño. El cansancio me ha vencido y, acomodado entre los brazos, sobre el libro de Lengua, me he quedado dormido. El día ha empezado pronto, a las 6:45, porque mis padres madrugan para trabajar y nos dejan en el aula

Vida de perros

22 Mayo, 2017

La amistad y la palabra Enrique Silveira Habíamos quedado como otros muchos días para hacer deporte. Llegó un poco tarde y cariacontecido; me alarmé. Pensaba que podría haber ocurrido alguna desgracia en la familia, que los padres ya van para viejos. Y no estaba lejos de la realidad: el perro

Un buen patriota

8 Mayo, 2017

La amistad y la palabra Enrique Silveira Soy un patriota porque me enardezco cuando la selección española de cualquier especialidad obtiene un sonoro triunfo. Grito como buen español; abrazo a conocidos y extraños que han de compartir mi alegría lo quieran o no; hago propio el triunfo como si

Misas sin Iglesias

17 Abril, 2017

La amistad y la palabra/ Enrique Silveira Apenas había llegado a la adolescencia cuando decidí renunciar a la misa de los domingos. No dejaba de ser una decisión arriesgada: las personas que me rodeaban acudían todas las semanas a la celebración para cumplir con el consabido precepto y lo

Pueblos sin alma

27 Marzo, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Desde la loma situada en la misma entrada del pueblo, divisaba Gervasio las casas entre las que había transcurrido su vida entera. Ya casi todas estaban vacías y la mayor parte de ellas habían perdido su esplendor de antaño porque el abandono genera

Biencasado

13 Marzo, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Nada más llegar al bar donde solíamos acampar los sábados, me encontré con un conocido que sobrevolaba las barras como pájaro de mal augurio, de esos que rara vez protagonizaba una conversación gratificante, dada su inapelable tendencia al desbarro.

Con los pies en el suelo

27 Febrero, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Tiempo atrás leí en uno de los diarios más apreciables de España una entrevista a Javier Sardá, personaje de difícil definición dado su polifacetismo, pero de indudable prestigio en el mundo de la comunicación. El entrevistador entrevistado asumió

Concertados, o sea, público

13 Febrero, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira En respuesta a un compañero, José María Cumbreño Me atrevo a tutearte, José María, porque tenemos muchas cosas en común: somos filólogos, profesores de secundaria, es posible que hayamos compartido tanto aulas como docentes en la universidad y nos

Miedo y esperanza

1 Febrero, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Recordaba Marién aquel desventurado día en el que conoció de verdad el miedo. No pasaron muchos minutos hasta que se acomodó en el interior de la consulta, pero se hicieron eternos. Hacía rato que había dejado de hablar con su madre, fiel

Dependentistas

9 Enero, 2017

La amistad y la palabra / Enrique Silveira No se elige aquello con lo que se ha de convivir en el momento de nacer. Te encuentras contingencias que han eclosionado en ese tiempo y forman parte inexcusable de tu horizonte. Entre ellas las hay que te enorgullecen y otras a las que acabas aborreciendo

Mejor con un apretón de manos

19 Diciembre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Ser profesor me ha gustado siempre. Como todas las profesiones, tiene cosas buenas y otras que no lo son tanto, pero si sopesamos, el balance es positivo. Me entusiasman las largas vacaciones que son la envidia de todos; se cobra lo suficiente para vivir

Aire fresco

7 Diciembre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Miró Juan Gañán incrédulo al camarero que le ofrecía la carta de vinos. Nunca había visto una, no sabía de su existencia, pero pensó que se parecía mucho al listado de teléfonos de la capital, a la que solo acudía en la feria de ganado y alguna

Banderas afiladas

14 Noviembre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Siempre se escudriña en lo protagonizado por los que pueblan nuestro árbol genealógico, aunque no se sabe bien para qué. Algunos intentan buscar parangón de su propia experiencia y así cerciorarse de que están haciendo las cosas con arreglo a un

Gran Teatro

31 Octubre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira El cine era por entonces una convocatoria ineludible. No resultaba barato, sobre todo para las menesterosas arcas de la población estudiantil, pero de cuando en cuando el Gran Teatro organizaba un ciclo en torno a un tema o un autor y acudíamos prestos,

La peor enfermedad

17 Octubre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Me lo encontré una tarde mientras paseaba. Hacía mucho que no nos veíamos. Me sorprendió su aspecto, porque siempre había llamado la atención por su apostura, su elegancia y su perenne sonrisa. Ya no era el mismo y no se adivinaba si el deterioro

Cautivos de la publicidad

3 Octubre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Acosados, perseguidos, asediados, hostigados, acorralados, atosigados y, tras soportar con resignación esta larga lista de desventuras, molestos, importunados, inquietos, fatigados, hartos, en definitiva. Este es el mundo actual en el que la publicidad ha

Abrázame y no digas nada

19 Septiembre, 2016

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Supe que debía ir al tanatorio cuando devolvimos a mi padre a la tierra. Hasta ese instante había utilizado todo tipo de pretextos que, usados con habilidad, dejaban mi imagen alejada de la verdadera razón de mi ausencia: la falta de valor para

A %d blogueros les gusta esto: