12.3 C
Cáceres, España
domingo, mayo 27, 2018

No te he olvidado

La amistad y la palabra Enrique Silveira ¿Sabes Fernando?, he pensado muchas veces en escribir sobre ti, pero nunca he tenido prisa. Hubiera sido difícil...

Eficacia feliz

La amistad y la palabra Enrique Silveira No podía recordar Juan la primera vez que había sonreído, pero sí tenía bien presente la primera noche...

Pedagogía tradicional

La amistad y la palabra Enrique Silveira El sonido de sus sempiternos tacones auguraba su presencia en la clase. Se accedía a esta por un...

Adolescentes

La amistad y la palabra Enrique Silveira ¿Quién no recuerda su adolescencia? Debe de ser la etapa más convulsa de la vida, dado el gran...

Mejor subvencionado

La amistad y la palabra Enrique Silveira Rememorando los hechos más importantes de su vida, se daba cuenta Juan Mediócritas de que nunca había conseguido...

El voto secreto

La amistad y la palabra Enrique Silveira Todos los años, cuando agoniza noviembre, se produce un encuentro que no por parecerse mucho al inmediatamente anterior...

Ni machista ni feminista

La amistad y la palabra Enrique Silveira Sospechaba Juan que aquel día no acabaría sin que se produjera una de esas discusiones que marcan las...

España y el mundo

La amistad y la palabra Enrique Silveira Un buen puñado de generaciones de españoles se ha criado bajo la sombra del pesimismo, la escasa autoestima...

¡Que aproveche!

La amistad y la palabra Enrique Silveira Tenía Juan Bieneducado en la cabeza la imagen de la mesa familiar cuando era un niño. Tras...

Siempre a régimen

La amistad y la palabra Enrique Silveira Aquel día se detuvo Juan Rollizo ante el escaparate repleto de la tienda de viandas de calidad (ahora...

No me dejéis solo

La amistad y la palabra Enrique Silveira Noté mi enfermedad en su lenguaje gestual. Hacía tiempo que no nos veíamos pero estaba seguro de que...

Guardiolismo ilustrado

La amistad y la palabra Enrique Silveira Una de las cualidades que Guardiola lucía como jugador resulta imprescindible si deseas acomodarte entre los aventajados...

Cataluña es diferente

La amistad y la palabra/ Enrique Silveira Lo reconozco: los independentistas me han vencido. No tengo más remedio que admitir una de sus reivindicaciones...

Decálogo del español

La amistad y la palabra / Enrique Silveira Ser un español reconocido requiere un comportamiento distintivo y muy difícil de imitar, si no te has criado...

Sonrisas como armas

La amistad y la palabra Enrique Silveira Desde el rincón en el que me habían ubicado no veía a mis padres, pero sabía que estaban...

Los nuevos tiranos

La amistad y la palabra Enrique Silveira Aquel día de noviembre frío y resplandeciente se parecía a otros, pero en absoluto era igual. Sabíamos a primera...

Mi única decisión

La amistad y la palabra Enrique Silveira Paseaba Juan Humilitas por donde siempre lo había hecho. Recorría, cuatro veces por semana, metódicamente, el mismo trayecto que...

Buenos días, caminante

La amistad y la palabra Enrique Silveira Me gusta caminar, como a Machado, pero no comparto su talento literario ni, por fortuna, su angustia vital. A...