La ciudad cuenta con un nuevo recurso turístico, el servicio de tuck-tuck, transporte a medias entre coche y moto que realizará dos rutas, una por la parte antigua y otra hasta el santuario de la Virgen de la Montaña. Para ello se cuenta con dos vehículos de seis plazas cada uno, uno eléctrico y otro de gasolina que se convertirá a gas licuado de petróleo (GLP), a los que más adelante se incorporará otro más.

Los vehículos, que ofrecerán en cuatro idiomas (español, inglés, francés y portugués) información de los lugares por los que pasen, prestarán servicio a diario, desde las 10.00 hasta el anochecer, aunque también funcionarán a demanda del público, informaba en su presentación Rocío Barbero, de la empresa Tuck&Go.

En cuanto a las dos rutas que realizarán, ambas con salida desde Gran Vía, se indicó que la primera recorrerá San Juan, Las Claras, Puerta de Mérida, San Mateo, Veletas, Ancha, Adarves, Arco de la Estrella, Santa María, calle Tiendas, plaza del Socorro, del Duque y, de nuevo, Gran Vía; mientras que la segunda discurrirá por la parte antigua para salir por el Arco del Cristo hacia el santuario de la Montaña.

Funcionará a diario de marzo a navidades y también se incluyen rutas nocturnas

El coste de la primera ruta, de unos 25 minutos de duración, es de 6 euros adultos y 5 niños, incluyéndose además una nocturna al precio de 9 euros; y el de la segunda, con una duración aproximada de 45 minutos, 10 euros adultos, 8 niños y 12 la nocturna.

Además, este nuevo servicio turístico, que de diciembre a febrero funcionará sólo los fines de semana, y de marzo al puente de la Constitución, en diciembre y en navidades lo hará a diario, está adaptado a personas con movilidad reducida. “Es un servicio accesible para todos, para personas mayores, niños…, para todos”, haría constar Barbero, al tiempo que lo calificaba de “muy útil a la vez que divertido”.

Otro responsable de Tuck&Go, Julio César Castro, indicó que su empresa lleva desde 2012 en Ávila, primera ciudad que implantó este servicio, cuyo modelo se ha trasladado a Cáceres, y ha permitido la contratación de cuatro conductores, número que se incrementará cuando se incorpore el otro vehículo previsto.

Y la alcaldesa, Elena Nevado, matizó, para concluir, que se trata éste de un nuevo recurso turístico que se pone en marcha a través de un concurso público que ganó la citada empresa y cuyo contrato tendrá una vigencia de cinco años, con un canon anual de 11.000 euros que deberán ingresar en las arcas municipales.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here