Finalmente salió una candidatura de consenso. ¿No le gustaría haberse batido en duelo con alguien?

Un enfrentamiento supone defender posicionamientos contrarios y a la hora de unificar criterios acaban quedando diferencias. Lo mejor es sumar posturas y entender que todos trabajamos desde la unidad. Al final, las distintas candidaturas tienen más que ver con modelos de entender el partido y matices, pues se supone que todos tenemos los mismos principios y perseguimos un mismo objetivo.

¿Cree que tantas primarias han debilitado al PSOE?

Los procesos internos se han llevado a cabo muy próximos entre sí y eso ha generado un lógico desgaste, pues apenas termina uno comienza otro. Son procesos nuevos, y como tal, conlleva una nueva adaptación y análisis. Es cierto que hay que mejorar ciertas cuestiones, como el sistema actual de avales, que ya se ha mejorado reduciendo significativamente el porcentaje para que el desgaste entre la militancia sea menor. En los estatutos actuales se contempla un sistema mixto que combina un número reducido de avales con la doble vuelta.

Usted se ha posicionado siempre junto a las opciones renovadoras, pero finalmente perdedoras tanto a nivel extremeño como provincial: Eva María Pérez y Rafa Pacheco. ¿Cree que el aparato tiene todavía mucho peso dentro del partido?

Más que el aparato es la gobernabilidad. En los territorios donde se gobierna hay una cierta sensación de que el debate en lo orgánico debilita al gobierno, y esa bicefalia ha dado mucho de qué hablar. Esa creencia de que el debate transmite debilidad ha condicionado los resultados en las primarias. ‘El aparato’, a nivel federal, no estaba en la línea de Pedro Sánchez, por ejemplo, y aún así no salió su propuesta.

¿Cree que el liderazgo de Sánchez acabará calando en las estructuras regionales y locales?

Sánchez trabaja pensando en la unidad del partido. Él representa un proyecto contrario a Susana Díaz, pero cuando ganó las primarias federales entendió que debemos ser uno y con una fortaleza que nazca de la unidad.

Volvamos a su proyecto. Vemos una ejecutiva local muy heterogénea. ¿Está formada por compañeros de confianza o por perfiles con capacidad contrastada?

Mi criterio ha sido generar un equipo de trabajo solvente estructurado en base a las necesidades que tiene Cáceres. Cada área debe estar dirigida por alguien con capacidad contrastada. En el ámbito personal, deben ser personas con ánimo de consenso y trabajo huyendo de posturas polarizadas, pues tenemos que confluir a través de la confianza y la empatía, que eso también es importante.

Desde que Carmen Heras lograse formar gobierno mediante un tripartito, los resultados del PSOE en la ciudad han ido empeorando. ¿Cómo se plantea revertir esta situación?

En los últimos años hemos perdido mucha presencia en esta ciudad. El nuevo paradigma de la política obliga a que los políticos estemos en la calle. Ya no queremos políticos de atril. Tenemos que salir, escuchar a la ciudadanía, compartir sus preocupaciones. Ese es nuestro método de trabajo para recuperar el espacio que hemos abandonado en las asociaciones y en los colectivos en los que ya no tenemos presencia. Con esta nueva implicación y con personas solventes al frente de las áreas de trabajo podemos revertir esta tendencia.

¿Tanto como para ganar las próximas elecciones?

Yo creo que sí. Estamos cambiando en estos últimos años y percibo un cambio de receptividad en la sociedad cacereña gracias a que trabajamos desde una nueva perspectiva. Estamos con la ciudadanía. Si seguimos trabajando en esta línea ganaremos las elecciones.

¿Será usted candidata?

Es muy pronto para conocer el proceso de elección de candidaturas. La dirección política debe centrarse en marcar la línea política y las instituciones a desarrollar acción de gobierno.

Se acaban de aprobar los presupuestos de Cáceres. El PP afirma que son equilibrados y expansivos, pero consigna muchos ingresos a la recaudación. ¿Qué le parecen?

La elevada capacidad inversora elevada proviene principalmente de la Junta de Extremadura y de fondos europeos. Estos presupuestos son un circo. Un empeño de aprobar las cuentas a costa de lo que sea que no se ajusta a ningún modelo de ciudad, porque no es de recibo que no las pongan en conocimiento de la oposición hasta una semana antes de llevarse al Pleno. Los presupuestos deben tener una estructura de inversiones, y no esta improvisación. Hemos asistido a un acuerdo político entre dos partidos con propuestas a golpe de ocurrencias. No tienen modelo de ciudad ni ningún criterio.

Los presupuestos participativos son otra vergüenza. El Ayuntamiento utiliza a los barrios para esconder la dejación de funciones del gobierno.

La ciudad sigue con cifras de paro muy altas y escasa creación de empleo. ¿Qué le falta a Cáceres para generar más oportunidades?

Cáceres está estancada como ciudad de servicios. No hay iniciativas para innovar ni para atraer inversiones. Nos hace falta perspectiva y amplitud de miras.

¿Tiene responsabilidad en todo esto el actual equipo de gobierno?

Claro. La administración debe acompañar a las iniciativas privadas. No puede centralizar lo que se haga. Aquí hay una carencia absoluta de acompañamiento e impulso. El equipo de gobierno del PP vive en el conformismo. Les gusta una ciudad- museo y carece de visión. Mientras las políticas municipales no vayan encaminadas a explotar el potencial de Cáceres seguiremos con los mismas cifras de desempleo.

¿Se plantearía un tripartito si se diera la circunstancia?

Sin conocer las condiciones que regirían ese pacto sería muy aventurado.

¿Qué opinión le merece la situación que atraviesa Heras y Jurado?

Lo de Carmen Heras ha sido una situación desmesurada y ha habido cierta persecución. Carmen ha cometido el delito de ser mujer, de ser socialista y de no ser cacereña. A Carmen no se le pude negar todo el trabajo que ha desarrollado para Cáceres en un momento muy complicado con un tripartito casi imposible de gestionar.

No olvidemos que el equipo de gobierno de Carmen Heras —en el que estaba Carlos Jurado— fue el primero que puso medidas para regularizar la situación de la Madrila y es paradójico que sean precisamente ellos los que se sienten en el banquillo.

Conrado Gómez


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here